En una encuesta alimentaria realizada en el Reino Unido en la que se controló a los participantes durante 15 años, un equipo halló que tres de cada 50 consumidores de carne tenían cataratas, comparado con dos de cada 50 veganos (filosofía y un estilo de vida basado en el respeto hacia los animales) y vegetarianos.

Eso se traduce en un 30 a un 40 por ciento menos riesgo de desarrollar cataratas en los vegetarianos y veganos que en los amantes de la carne.

"La población que no consume carne tienen un riesgo significativamente menor de tener cataratas", dijo Naomi Allen, epidemióloga de la University of Oxford y coautora del estudio.

Las cataratas son más comunes en los adultos mayores y más de la mitad de los estadounidenses las padecen a los 80 años o se operan, según el Instituto Nacional de Ojos.

Allen aclaró que los resultados no significan que la población deba hacerse vegetariana para prevenir las cataratas. El estudio no prueba que comer carne promueva su aparición, sino que el consumo de gran cantidad de vegetales podría ser un hábito protector de la vista.

El tabaquismo, la diabetes y la exposición a la luz solar también están asociados con un aumento del riesgo de desarrollar cataratas.

Estos resultados contradicen los de un estudio reciente de India, en el que la dieta vegetariana estuvo asociada con un aumento de la cantidad de cataratas, apuntó el doctor Jack Dodick, director del Departamento de Oftalmología del Centro Médico Langone, de la New York University.

"Esto significa que hasta hoy ignoramos qué influye en la aparición de las cataratas. Podría ser el estilo de vida u otros factores distintos a la dieta", dijo Dodick, ajeno al estudio.


- El estudio



Más de 27.600 mayores de 40 años respondieron encuestas alimentarias entre 1993 y 1999. El equipo controló las historias clínicas de los participantes entre el 2008 y el 2009 para determinar si desarrollaban cataratas, lo que ocurrió en 1.500 participantes durante el estudio.

El riesgo más alto se registró en los que más carne consumían (más de 100 gramos) por día. En aquellos con un consumo moderado, el riesgo no aumentó tanto. El consumo de pescado redujo un 15 por ciento el riesgo de desarrollar cataratas que en los amantes de la carne, mientras que en los vegetarianos fue un 30 por ciento más bajo y en los veganos, un 40 por ciento menor.

Dodick elogió el diseño del estudio publicado en "American Journal of Clinical Nutrition", pero señaló que "aun quedan muchas preguntas por responder" y agregó que existe la idea de que si se viven muchos años, se desarrollarán cataratas.

La cirugía de cataratas en Estados Unidos cuesta entre 1.500 y 3.000 dólares. "Es la operación más común en este país. Se hacen unas 3,5 millones por año", dijo Dodick. Para reducir la posibilidad de desarrollar cataratas precozmente, "la primera recomendación es proteger los ojos de los rayos UV al aire libre (con anteojos)", agregó.

"La moraleja de todo esto es que hay que vivir la vida con moderación (...) Un estilo de vida activo, con ejercicio, reduce el riesgo de desarrollar cataratas", expresó el doctor.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top