El cliente podrá pedirlos tras probar el plato.




El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires puso en marcha el programa provincial de hipertensión arterial que incluye, entre otros puntos, eliminar los saleros de las mesas de los restaurantes, un acuerdo con los sindicatos de panaderos para reducir el nivel de sodio en el pan, y la producción de medicamentos gratuitos.

El programa fue anunciado hoy en el Salón Dorado de la Gobernación bonaerense, en La Plata. El ministro Alejandro Collia firmó dos convenios: uno con la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA), para reducir en un 40 por ciento el nivel de sodio en el pan que se comercializa en la Provincia, y otro con la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) para eliminar los saleros de las mesas de los restaurantes.


“El consumo excesivo de sal en la población es una de las razones de la hipertensión”, explicó Collia y agregó que, “en promedio, cada argentino consume 13 gramos de sal por día cuando según la OMS se deberían consumir menos de 5. Si en la Provincia pudiéramos bajar 3 gramos el consumo diario evitaríamos unas 2 mil muertes al año, sobre todo, por accidentes cerebrovasculares”.

Para bajar el consumo se recomendará a los panaderos reducir a 750 gramos la sal por cada bolsa de 50 kilos de harina, es decir 100 gramos menos de lo que se agregaba normalmente”, sostuvo Rubén Salvio titular de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA).

Por su parte, en restaurantes y hoteles el salero no estará en la mesa para que los comensales no agreguen sal innecesariamente, pero estará disponible si el cliente lo solicita, tras haber probado el plato, informó el Ministerio de Salud bonaerense en un comunicado.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top