Investigadores de las universidades de Utah y Brigham Young, en Estados Unidos, aseguran que el 80 por ciento de los partos prematuros pueden predecirse en el segundo trimestre de embarazo con un simple análisis de sangre, según los resultados de una investigación que publica el 'American Journal of Obstetrics & Gynecology'.




Pese a que se estima que un 10 por ciento de los bebés nacen antes de tiempo, por el momento existían pocas pistas para predecir si el parto se podía adelantar y hasta qué punto.

Sin embargo, y según explica Steven Graves, que ha dirigido la parte química de la investigación desde la Universidad Brigham Young, en este caso se ha tratado de buscar moléculas naturales que están presentes en la sangre de las madres, "para ver si se podían identificar péptidos o pequeñas proteínas cuyos niveles fuesen cuantitativamente diferentes en aquellas que iban a presentar estas complicaciones".

Graves y el doctor Sean Esplin, en la Universidad de Utah, iniciaron su búsqueda de pistas moleculares sobre las complicaciones del embarazo en el 2002, y casi diez años más tarde aseguran que tienen resultados interesantes que ayudarían a predecir los partos prematuros.

En concreto, en su investigación han introducido tres nuevos biomarcadores de péptidos que, en combinación con algunas proteínas, pueden advertir de un alto riesgo de parto prematuro.

Para identificarlos tan sólo es necesaria una gota de sangre de la madre a las 24 semanas de embarazo. En su investigación, probaron su método en un total de 80 mujeres que cumplieron los plazos establecidos y otras 80 cuyos bebés llegaron antes de tiempo.

"Sabiendo que el parto va a ser prematuro, se pueden tomar medidas para retrasarlo una o dos semanas más", asegura Esplin, que recuerda que esta medida puede tener "un gran impacto" en la supervivencia de estos recién nacidos, "asegurándose de que lo hacen con buena salud".

El método para predecir el parto prematuro ha sido patentado por la Universidad Brigham Young y la Universidad de Utah, y la licencia de comercialización la ha adquirido la empresa Sera Prognostics, que espera lanzar esta prueba al mercado en el primer semestre de 2012.

"Esta prueba puede mejorar dramáticamente nuestra capacidad para identificar las madres con riesgo de parto espontáneo de forma adecuada", ha explicado el doctor Antonio Frías, profesor de medicina materno-fetal en la Oregon Health & Science University.

De hecho, si los estudios de seguimiento muestran también resultados positivos, Graves confía en que esta prueba de diagnóstico cuente con el apoyo de la FDA, los profesionales sanitarios y las aseguradoras.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top