El objetivo de un grupo de investigadores del Conicet es ofrecerle a los padres más opciones con respecto a golosinas que les dan a sus hijos




La doctora Cecilia Lupano, investigadora del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA) y directora del grupo de investigación que ya elaboró fórmulas de galletitas nutritivas, aseguró que “las golosinas no tendrán colorantes ni otros aditivos artificiales agregados”

“El objetivo es ofrecerle a los padres más opciones con respecto a golosinas que les dan a sus hijos. Las fórmulas que desarrollamos tienen azúcar, pero la intención es sacarle los edulcorantes y todos los aditivos artificiales, e incorporarles proteínas de alta calidad nutricional o fibras”, comentó la investigadora del CONICET y de la Universidad Nacional de La Plata.

Ese grupo de investigación, compuesto por la doctora Cecilia Lupano, el doctor Karim Yamul y la alumna Delfina Cassiani, estima que, si todo marcha sobre rieles, estas golosinas saludables podrían ingresar al mercado en el plazo de un año.

El suero de leche, por ejemplo, es uno de los elementos que podrían contener los turrones, caramelos y barras de cereal. “El suero de leche es muy bueno nutricionalmente, con proteínas de alta calidad; es un subproducto de la elaboración de queso y tiene muchas aplicaciones para la alimentación. Estamos analizando distintas fórmulas y variantes, y el suero de leche es solamente una de esas opciones”, especificó Lupano.

Puesto que este grupo de investigación busca desarrollar golosinas como caramelos o barras sin colorantes ni otros aditivos artificiales, se valdrán de las virtudes y atractivos sensoriales que poseen los elementos naturales.

“Que no le pongamos colorantes a un caramelo, no significa que no tendrá color, porque si la golosina posee un componente frutal, va adquirir su tonalidad. Lo mismo ocurre con el aroma”, afirmó Lupano.

Además, piensan que hay otras estrategias para atraer a los chicos o a cualquier consumidor, como la forma que se le dé al producto, aunque la clave radica en el gusto del mismo, según observó la científica: “Lo que es natural tiene un sabor particular y se distingue por ello”.

Pese a las diferencias señaladas, los investigadores aclaran que el gusto será semejante al de las golosinas que hoy se encuentran en los kioscos. “Por ejemplo, los caramelos tendrán azúcar y tendrán un gusto predominantemente dulce”, acotó la directora del grupo de investigación.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top