El VIH es una enfermedad que en su fase más temible se convierte en SIDA y llega a ser mortal. Por eso, desde que apareció el primer caso en el mundo, a principios de los años 80, el VIH ha sido motivo de estudios e investigaciones para encontrar su cura. Hace pocas semanas un grupo de científicos en España, anunciaron un avance que puede cambiar la historia de esta enfermedad: una vacuna.




Luis tiene VIH desde hace ya casi 10 años. Desde que lo diagnosticaron, ha estado yendo con regularidad a su médico y está tomando medicamentos antirretrovirales para combatir el VIH actualmente. Este combinación de medicamentos, cuando se toma de acuerdo a las indicaciones del médico, logra reducir el Virus de Inmunodeficiencia Humana al punto que en ocasiones casi no se puede detectar en la sangre. Sin embargo, para muchas personas con el VIH, como en Luis, a pesar de que los medicamentos antirretrovirales les han salvado la vida, pueden volverse inconvenientes a largo plazo: hay que tomarlos toda la vida y puede causar efectos secundarios que pueden aparecer con el tiempo, entre los que se encuentran problemas digestivos, fatiga y en últimas investigaciones, probablemente accidentes vasculares cerebrales (esto aún está en estudio).

Luis además viaje mucho y siempre tiene que pensar bien a dónde va y el tiempo que estará fuera, para planear cuántas medicinas debe llevar y almacenarlas adecuadamente (algunas necesitan refrigeración). A pesar de estar agradecido con la ciencia, Luis y muchos pacientes con VIH sueñan con el día en que se anuncie una cura definitiva para esta enfermedad: ¿Una vacuna curativa? “¡Sería lo máximo!” dice Luis emocionado.

Pues la emoción de Luis no está lejos de que sea una realidad. Unos médicos del IDIBAPS — Hospital Clínic de Barcelona, España han estado trabajando en los resultados de una nueva vacuna especialmente creada para “reeducar’ a las células dendríticas, que son aquellas que informan a los linfocitos CD4 que deben aniquilar al virus. Según los científicos que participaron en el estudio, estas células se extraen (se sacan) del paciente, se reeducan (exponiéndolas al virus extraído del mismo paciente) y se inyectan de nuevo en la persona infectada con VIH, logrando así que los linfocitos ataquen al virus.

Para probar esta vacuna, participaron 24 personas infectadas con el VIH y que no tomaban medicamentos antirretrovirales. A este grupo se le dividió en dos: la mitad recibió la vacuna en tres dosis espaciadas y la otra mitad del grupo tomó un placebo. Luego de un año, el virus disminuyó 3 veces en las personas que recibieron la vacuna y además, la respuesta de su sistema inmunológico mejoró de manera importante. Sin duda alguna, estos estudios preliminares han sido los más exitosos en los últimos años en cuanto a una vacuna contra el VIH/SIDA.

Es importante aclarar que esta vacuna contra el VIH se encuentra en estudios preliminares y que si bien disminuyó notablemente la presencia del virus, no la eliminó completamente.

Pero los científicos catalanes están optimistas y esperan que para fines del año tendrán más datos respecto a esta noticia que sin duda, de ser positiva, revolucionará al mundo de la ciencia y la investigación en cuanto al VIH/SIDA.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top