Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en la Argentina el 28,6% de las mujeres de entre 18 y 64 años fuma, cifra que bien explica por qué avanzaron en los últimos años los factores de riesgo de las enfermedades crónicas no transmisibles como el cáncer, las enfermedades respiratorias, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares



La mortalidad femenina por enfermedades atribuibles al tabaco está en franco aumento en la Argentina al igual que en la mayor parte del mundo.

Si se comparan las tasas de 1980 con las de 2008, se verifica que el cáncer de pulmón se duplicó en las mujeres argentinas: mientras que en los hombres las muertes por cáncer de pulmón se redujeron un 2% anual desde 1980, en las mujeres se incrementaron un 1,7% anual. En nuestro país, 1 de cada 3 mujeres mueren por enfermedad cardiovascular.

El consumo de tabaco aumentó en las últimas décadas en las mujeres argentinas, empeorando los factores de riesgo de las enfermedades crónicas no transmisibles como el cáncer, las enfermedades respiratorias, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en la Argentina el 28,6% de las mujeres de entre 18 y 64 años fuma.

A su vez, se verificó una disminución en la edad de inicio del consumo de tabaco en las mujeres y un mayor consumo entre las adolescentes de entre 13 y 15 años que entre los varones: 27,3% ellas, 21,1% ellos.

Para Mariela Alderete, vicedirectora de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC Argentina), “es necesario que se implemente de manera urgente una política sanitaria a nivel federal que busque reducir el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco. La ley nacional de control de tabaco que espera ser tratada en la Cámara de Diputados es una herramienta eficaz, fácil de implementar y económica de revertir una tendencia en la que las mujeres estamos pagando un costo altísimo”.

Alderete recordó que incluso el tema fue presentado por el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de toda forma de Discriminación hacia las Mujeres (Cedaw) en sus recomendaciones del año pasado para la Argentina.

“Las expertas de Cedaw expresaron su preocupación por el uso generalizado de tabaco entre las mujeres argentinas e instaron a las autoridades nacionales a que pongan en marcha políticas públicas que busquen reducir el consumo de tabaco y reducir los daños para la salud que produce esta adicción, destacó Alderete-. Esta recomendación aún está incumplida y el costo se paga en vidas”.

Y agregó: “Esperamos que en este año legislativo los diputados y diputadas entiendan la gravedad del asunto que nos convoca y sancionen la ley nacional de control de tabaco: una medida efectiva, económica y rápida que mejorará las condiciones de vida de toda la población”.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top