Trabajar con sueño baja la productividad


Así lo reveló una encuesta realizada a tres mil personas, que reveló que el estrés, la carga laboral y las exigencias del día a día son algunas de las responsables de la falta de sueño




Bien sabido es que es importante dormir ocho horas diarias en pos de la salud, la educación, la sociedad y la seguridad vial. Pero, los argentinos, ¿respetan esas horas de descanso?

Trabajando.com realizó una encuesta a tres mil personas que advierte cómo los trabajadores manejan el sueño durante su horario laboral y cómo afecta a las tareas diarias no dormir las horas debidas.

A la pregunta ¿alguna vez te quedaste dormido en el trabajo?, el 71% dijo que nunca lo hizo, un 18% asegura esforzarse para no hacerlo, otro 5% reconoce haberse quedado dormido en el escritorio, un mismo porcentaje en el baño y un 1% en una reunión.

El estrés, la carga laboral y las exigencias del día a día son algunas de las responsables de la falta de sueño, pero ¿les afecta a los argentinos el sueño del domingo por la noche al pensar que comienza una nueva semana? Según los datos entregados por Trabajando.com, a un 41% de los encuestados raramente les afecta el sueño del día domingo, salvo cuando tienen un gran proyecto. Un 34% afirma que nunca le afectó, un 13% dice que un par de veces al mes y finalmente, un 12% asegura que cada semana.

Pablo Molouny, gerente general de Trabajando.com Argentina, señala: “no es lo mismo estar en la oficina totalmente despiertos, que realizar el trabajo de cada día habiendo dormido pocas horas. Es preferible ir a la cama más temprano y notar al día siguiente que valió la pena y de qué manera podemos trabajar con más energía”.

Y, ¿cómo les afecta el sueño en el trabajo a los argentinos? Un afortunado 34% afirma que no le afecta, un mismo porcentaje dice sentirse menos productivo, un 22% reconoce que en la calidad y precisión en lo que hacen disminuye, un 6% dice que por lo general se le olvidan las cosas y finalmente, un 4% declara no tener capacidad de expresarse claramente.

A pesar de que la mayoría de los argentino, señalan nunca haberse quedado dormidos en el trabajo, los que pasaron por eso tienen sus propias técnicas para despertarse. Así dejó en claro el 39% de los encuestados, quienes se lavan la cara en el baño para quitarse el sueño, un 36% en cambio, prefiere tomar café o alguna bebida energética, un 23% sale de vez en cuando a tomar aire fresco y sólo un 2% duerme un poco para que se le pase el sueño.

Molouny agregó que “el compromiso con el trabajo no es sólo cumplir un horario, va más allá, tiene que ver con cumplir las responsabilidades de la mejor forma posible y si uno no se siente bien, el camino es aún más difícil”.


El dato comparativo: el descanso, una tendencia en aumento

Todo indica que en 2011 los argentinos concurren a sus trabajos más descansados, el comienzo de año reciente, los sucesivos feriados y los recursos de recreación que están implementando las empresas están disminuyendo la presencia del sueño en la jornada laboral. La encuesta de sueño elaborada en 2010 señalaba que el 64% de los empleados nunca se quedó dormido en el trabajo, mientras que este año esa opción se llevó el 71%.

La tendencia de descanso va en aumento, el 34% afirma que el sueño no afecta en el trabajo, mientras que en 2010 la mayoría, con el 47%, reconocía que la falta de descanso lo hacía menos productivo, este año otro 34% coincide con ese problema. A su vez, en 2011 disminuyó la cantidad de personas que piensan que el sueño perjudica a la calidad de precisión de sus tareas con un 22%, el año pasado obtuvo un 36%.

Cabe destacar que en esta encuesta a más gente (41%) le cuesta conciliar el sueño del domingo si el lunes tiene algo importante que hacer, en 2010 sólo el 28% compartía el insomnio antes de comenzar la semana.

Con respecto a las técnicas que utilizan los trabajadores para sacarse el sueño, se mantienen iguales, en ambos años la mayoría opta por ir al baño a lavarse la cara.

“La disminución de sueño tiene relación directa con la concientización de descanso de los trabajadores, aprovechar los feriados y los fines de semana para el esparcimiento es útil para aumentar productividad durante la semana. Además, hoy en día muchas empresas están poniendo en práctica recursos de descanso para los trabajadores, como por ejemplo, áreas para dormir la siesta, recreativas o de actividades físicas. Esos recursos despejan la mente de los trabajadores para que el sueño no perjudique a la jornada laboral”, finalizó Molouny.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top