SOS gastritis: qué comer cuando la acidez apremia


Dado que se trata de una afección estomacal, una correcta alimentación será clave para aliviar los síntomas. Los sí y los no de la dieta




La gastritis es una afección estomacal, por lo que mantener una correcta alimentación es fundamental, tanto para evitarla como para aliviar los síntomas que la caracterizan.

Los síntomas de la gastritis, principalmente acidez, pueden ser mejorados con una cuidada y correcta alimentación. La utilización de los alimentos como neutralizadores de acidez, es importante para proteger las paredes del estómago, evitando que los ácidos la lesionen.

El fraccionamiento de la ingesta es muy importante, se recomienda comer cada 2 a 4 horas, dependiendo de la intensidad de los síntomas.

La correcta elección de los alimentos permite aliviar los síntomas, evitar la distensión abdominal posterior a las ingestas, evita la molesta formación de gases, entre otros.

Se deben evitar los alimentos y preparaciones que demanden permanencia por largos períodos en el estómago, muy elaborados y condimentados. Las formas simples de preparar alimentos, la elección de ellos en forma cocida en lugar de crudas, evitar los estimulantes como el alcohol y la cafeína, son beneficiosos.


Alimentos permitidos


* Carnes magras: de ternera, pollo, pavo o pescados y mariscos al natural. Todos cocidos al horno, a la plancha o a la parrilla y sin la piel.

* Frutas: Manzana, pera, plátano, duraznos, damascos y melón preferentemente cocidas al vapor, en compota, puré o al horno. Evitar las cítricas.

* Huevos: Hervidos, duros o poché, nunca fritos.

* Panificados: Todos los que sean más livianos y sin agregado de azúcar, preferentemente bajos o sin grasas.

* Verduras: Solamente cocidas, zanahorias, zapallitos sin semillas, tomates sin la piel ni semillas, zapallo, calabaza, papa o batata cocidas al horno, evitar los purés, hervidos.

* Lácteos: leches descremada y entera, yogures enteros, quesos descremados y sin calentar.

* Azúcar: o miel.

* Aceites: vegetales crudos, sin calentar.

* Pastas: simples como fideos, ravioles o canelones solo con rellenos suaves y salsa suaves (blanca, crema, aceite, fileto).

* Bebidas: caldos desgrasados, jugos de frutas y verduras permitidas, agua.

* Sal: marina, hierbas aromáticas como perejil, romero, salvia, albahaca, comino, salvia, orégano, etc.

* Cereales: arroz, avena, polenta, etc.

La alimentación puede mejorar la sintomatología de la acidez o si su elección no es la adecuada puede complicar el cuadro, generando mayores molestias.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top