Revelan que la impotencia anticipa un futuro accidente cardiovascular

Especialistas españoles señalaron que la disfunción eréctil puede predecir una enfermedad coronaria varios años antes. Agregaron que es posible mantener relaciones sexuales con normalidad tras un incidente de este tipo
Según indicaron los expertos, el 93% de los pacientes con alguna enfermedad cardiovascular, tiene entre dos y tres años antes, disfunción eréctil, una patología aún más frecuente a medida que pasan los años en la vida de cualquier hombre.
Por ello, la Fundación Española del Corazón (FEC), la Fundación para la Investigación en Urología (FIU) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), junto a los laboratorios Lilly, impulsaron una campaña para concientizar a los hombres maduros sobre la necesidad de acudir al médico cuando empiecen a notar que en cuestión de sexo ya no funcionan como antes.
Y es que, según los promotores de la campaña, sólo dos de cada diez hombres con disfunción eréctil consultan a su médico.
“El resto lo ocultan, porque se sienten avergonzados. Suelen ser sus parejas las que dan el primer paso”, destacó hoy el presidente de la FEC, Leandro Plaza.

Por ti, por mí, por el sexo con corazón es el lema de una iniciativa que persigue, además, insistir en que el sexo “practicado con precaución” no está contraindicado tras sufrir una dolencia cardiovascular.
Los médicos aseguran que el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular en los pacientes con disfunción eréctil “es el mismo que tienen las personas con antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular y fumadoras”, mayor que en los pacientes con colesterol alto y la mitad que en el caso de los diabéticos.
Según los datos que manejan las organizaciones médicas que promovieron la campaña, dos de cada tres hombres con hipertensión arterial tienen disfunción eréctil, y más de la mitad de los que padecen esta patología tienen el colesterol elevado, lesiones coronarias -el 40 % oclusiones coronarias relevantes- y prueba de esfuerzo alterada.
La campaña es insistente con la prevención -una dieta saludable, baja en grasas, reducir el consumo de alcohol, no fumar, hacer deporte-, ya que “prevenir los factores de riesgo cardiovascular mejora el flujo sanguíneo durante la erección“, afirmó Jesús Castiñeiras, presidente de la FIU
Una encuesta realizada por estas mismas organizaciones médicas, y en la que colaboraron una treintena de asociaciones de pacientes cardíacos, puso de manifiesto que un 50% de los hombres que sufrieron un episodio cardiovascular siente miedo a mantener relaciones sexuales.
“El paciente bien controlado y tratado no tiene riesgo”, si bien deberá consultar con su cardiólogo antes de retomar su vida sexual.
“El esfuerzo cadiovascular que requiere la actividad sexual -afirma un manual para el paciente editado como instrumento divulgativo de la campaña- equivale a la actividad de las tareas habituales”.
Por tanto, agrega, “cualquier persona puede tener relaciones sexuales en circunstancias normales”.
De la encuesta se desprende que la mayoría de los hombres que sufrieron un infarto u otro tipo de episodio cardiovascular cree que “es posible” recuperar la vida sexual, y si bien un 42% afirmó que no tenía ningún problema en hablar de disfunción eréctil, un 28% prefirió no tener que hacerlo, por vergüenza o pudor, o por desconocimiento en un 17,5% de los casos.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top