Primeros espermatozoides creados en laboratorio




Es absolutamente imposible hacer oídos sordos a lo que significa uno de los pasos más importantes que ha dado la medicina en los últimos años, y sin dudas uno de los hechos científicos más destacados de lo que va del año: la creación de espermatozoides en laboratorio.

El crédito es para Takehiko Ogawa y su equipo de la Universidad de la Ciudad de Yokohama en Japón, quien publica en Nature su trabajo de laboratorio que consistió en cultivar pequeñas piezas del tejido testicular de ratones en una mezcla de una sustancia utilizada para hacer crecer células embriónicas.


Los investigadores hicieron tests sobre su experimento, monitoreando el crecimiento de los espermatozoides para ver si éstos conseguían crecer de forma saludable. Una vez lo consiguieron pasaron a la siguiente fase de su trabajo.

Esta consistió en inyectar óvulos de ratón con el esperma artificial. Increíblemente estos ratones crecieron sanos y fértiles, lo cual probó que el tratamiento es efectivo.

Este descubrimiento abre muchas, infinitas puertas al tratamiento de la infertilidad masculina. Consiguiendo comprender mejor la dinámica molecular detrás de la formación del esperma, los científicos podrían hacer realidad la fertilización in vitro para seres humanos, además de prevenir los problemas de infertilidad que generan las terapias contra el cáncer, sumamente destructivas en este aspecto.

Desde luego que es necesario una intensificación de la investigación para comprobar si esta técnica puede aplicarse en seres humanos, pero si esto se consigue muchos de los problemas que enfrenta la medicina relativos a la infertilidad masculina estarían solucionados.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top