Una dieta rica en alimentos cargados de potasio puede reducir un 21% el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular (ACV) y podría también disminuir el peligro de enfermedad cardiaca, según sugiere un estudio reciente. Entre las fuentes ricas en potasio se encuentran las bananas y otras frutas y verduras, además del pescado, las aves y los lácteos, apuntaron sus autores.




"La ingesta promedio de potasio en la dieta, en la mayoría de países del mundo, es mucho menor que la recomendada por las autoridades de salud. Aumentarla podría ofrecer protección contra el ACV y otros trastornos cardiovasculares", afirmó el investigador líder, el Dr. Pasquale Strazzullo, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Federico II en Italia. Su informe aparece en la edición electrónica del Journal of the American College of Cardiology.

Para el nuevo trabajo, el equipo de Strazzullo recolectó datos sobre el potasio y la enfermedad cardiovascular de once estudios, en los que participaron un total de 247.510 hombres y mujeres. Los investigadores observaron lo que los participantes recordaban haber comido el día anterior.

Encontraron que las personas que consumían 1.64 gramos o más de potasio al día, tenían un riesgo 21% más bajo de accidente cerebrovascular y también tendían a reducir sus chances de padecer cualquier enfermedad cardíaca.

Strazzullo señaló que cinco o más porciones de frutas y verduras al día proporcionan la cantidad de potasio necesaria para obtener el efecto protector. El efecto protector del mineral, según comentó Strazzullo, “podría deberse en parte a su efecto reductor de la presión arterial, sobre todo en individuos hipertensos y en los que tienen una alta ingesta de sodio".

Añadió que, sin embargo, parece que otros procesos también tienen que ver. Por ejemplo, el potasio podría actuar en el retraso del proceso de la aterosclerosis y en la prevención del engrosamiento de las paredes arteriales, que pueden llevar a la enfermedad cardiovascular.

Strazzullo señaló que una ingesta más alta del mineral es segura para la mayoría de personas aunque podría haber cierta inquietud sobre un consumo elevado en los pacientes con insuficiencia renal o los que toman medicamentos que reducen el potasio. En esos casos, los interesados deben consultar con su médico de cabecera.

El Dr. Larry B. Goldstein, director del Departamento de Accidente Cerebrovascular del Centro Médico de la Universidad de Duke, comentó que "esto concuerda completamente con las recomendaciones dietéticas actuales de la American Heart Association".

El mejor ejemplo es el plan alimenticio tipo DASH, que se ha evaluado en varios estudios. "La dieta DASH es rica en frutas, verduras y frutos secos, moderada en productos lácteos bajos en grasa, pobre en sodio y rica en potasio. Es probable que el efecto sea mediado, al menos en parte, por una menor presión arterial", especuló Goldstein.
Otro experto, el Dr. Gregg Fonarow, vocero de la American Heart Association y profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, añadió que "los ensayos clínicos han establecido que una dieta rica en potasio y baja en sodio puede reducir la presión arterial de forma significativa".

Según Fonarow, teniendo en cuenta que la hipertensión es un importante factor de riesgo de la enfermedad cardiaca y el ACV, es lógico que las dietas más ricas en potasio se relacionen con un menor riesgo.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top