Un equipo de investigadores españoles logró en enero pasado, el nacimiento de un bebé libre de un gen que habitualmente causa un tipo de cáncer de mama hereditario, un procedimiento pionero en España y del que sólo se conoce un segundo caso en el mundo



El niño, que ahora tiene tres meses y está totalmente sano, fue presentado hoy en Barcelona por los especialistas del Hospital de Sant Pau y de la Fundación Puigvert, quienes hicieron uso de la técnica del diagnóstico preimplantacional, es decir, la selección de aquellos embriones libres de anomalías cromosómicas o mutaciones genéticas, según la agencia DPA.

La madre del menor tiene en su familia antecedentes de cáncer de mama y ovario de aparición precoz y alta mortalidad, por lo que al decidir tener un bebé pidió someterse a este tratamiento, autorizado finalmente en abril de 2009 por la Comisión Nacional de Reproducción Humana.

En concreto, los especialistas comprobaron que la madre presenta el gen BRCA1, cuyos portadores, tanto mujeres como hombres, sufren frecuentemente tumores en la mama, el ovario o el páncreas.

Este caso convierte a España en el segundo país del mundo, después de Reino Unido, donde se ha logrado evitar un tumor mediante este procedimiento, informó el departamento de Salud del gobierno regional de Cataluña.

Hasta ahora, el diagnóstico genético preimplantacional solo se había autorizado en España para evitar enfermedades causadas por un solo gen, como la fibrosis quística, que sean incurables, o para engendrar a un niño que sea compatible con un hermano enfermo de manera que su sangre o su médula se puedan emplear para curarlo.

Pero nunca se había aplicado para evitar un cáncer, que es una patología más compleja.

El director del Programa de Reproducción Asistida de la Fundación Puigvert, Joaquín Calaf, manifestó que se trata de un paso importante, ya que esta técnica podrá aplicarse en el futuro para otras enfermedades.

“En ciencia los milagros no existen, es simplemente una consecuencia de la progresión en las mejorías, por un lado, de los programas de reproducción asistida y, por el otro, en la detección molecular de las alteraciones genéticas que pueden llevar de alguna manera al cáncer”, declaró Calaf a la cadena radiofónica SER.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top