El consumo regular de ácidos grasos omega 3, como los que contiene el pescado, podría reducir significativamente el riesgo de que las mujeres desarrollen degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una enfermedad caracterizada por la pérdida de visión central que afecta principalmente a mayores de 50 años.




Una investigación sobre el desarrollo de la dolencia en la población, publicada en Archives of Ophtalmology (Archivos de Oftalmología) de la Asociación Médica Estadounidense, analizó los datos de más de 38.000 voluntarias que participaron en el Estudio de la Salud de la Mujer del Hospital Brigham y de Mujeres y la Escuela Médica de Harvard, en Boston, EEUU.

Al inicio del estudio, ninguna de las participantes había sido diagnosticada con DMAE, enfermedad que es la principal causa de ceguera intratable en los países desarollados. Las mujeres respondieron a cuestionarios sobre sus hábitos alimenticios, en los cuales se incluía información sobre su consumo de ácidos grasos como los docosahexaenoico (DHA), el eicosapentaenoico (EPA) -los omega 3 que se encuentran principalmente en el pescado graso- y acídos araquidónico y linoleicos (omega 6).

Durante los 10 años que duró el ensayo, las participantes respondieron a otros cuestionarios para conocer la salud de sus ojos, especialmente sobre el diagnóstico de enfermedades como la DMAE. Al término del análisis, se informó de 235 casos de degeneración macular asociada a la edad.

Cuando los investigadores revisaron los datos descubrieron que las mujeres que solían consumir más ácidos grasos DHA mostraron 38% menos riesgo de desarrollar la enfermedad que las que no ingerían los compuestos. También se obtuvieron resultados similares entre las mujeres que consumían más ácidos EPA.

Esta reducción en el riesgo parece deberse principalmente al consumo de atún en lata o pescado de carne oscura. Cuando se analizó el consumo de esta especie, las que comían una o más porciones a la semana mostraron un 42% menos de riesgo de desarrollar degeneración macular asociada a la edad.

Por otra parte, las mujeres que consumían grandes cantidades de ácidos grasos omega 6 (que se encuentran en las nueces, cereales y varios aceites vegetales) mostraron un mayor riesgo de desarrollar la DMAE.

La mácula, que está ubicada en el centro de la retina, es un tejido sensible a la luz responsable de los detalles finos del centro de la visión. A medida que la enfermedad progresa, se pierde la visión central, dificultando actividades como la lectura, la conducción de autos y el reconocimiento de rostros. Se desconoce la causa del padecimiento, pero los factores de riesgo incluyen el tabaquismo, la hipertensión y una historia familiar con el trastorno.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top