Advierten que piletas de lona pueden convertirse en criaderos de dengue


Con el inicio del ciclo lectivo y el cambio de rutina en los hogares, las piletas de lona o piscinas suelen quedar en desuso pero con algo de agua. Por eso las autoridades sanitarias de la Provincia de Buenos Aires advierten que si no se vacían y limpian pueden convertirse en un gran criadero de Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue.




Este descuido, sumado a las altas temperaturas, humedad y lluvias, convierten a marzo en un mes propicio para el desarrollo del insecto vector de la enfermedad.

Si bien durante todo el verano no se registró circulación del virus del dengue en territorio bonaerense, los brotes registrados en países limítrofes mantienen el riesgo potencial de que ingrese una persona infectada al país.

Por lo tanto, “es clave mantener las medidas de higiene y descacharrado que eviten la acumulación de agua en recipientes o piletas donde el mosquito encuentra las condiciones ideales para desarrollarse”, enfatizó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia.

El potencial peligro llevó a la cartera sanitaria bonaerense a mantener la vigilancia epidemiológica y entomológica (que consiste en registrar la presencia del Aedes aegypti a través de ovitrampas y larvitrampas). Mediante esta técnica, registraron larvas del mosquito en 54 distritos del primer y segundo cordón del Conurbano.

“En este momento no hay virus dengue circulando en la Provincia pero puede ingresar alguien afectado y, al haber mosquitos, el riesgo de contagio existe”, explicó Luis Crovetto, director provincial de Medicina Preventiva.

El mosquito pone los huevos sobre todo elemento que tenga una pared firme y que pueda colectar agua, por eso hay que vaciar las piletas de lona que están sin uso y mantener el sistema de filtrado en las piscinas de material, para evitar el estancamiento del agua.



Recomendaciones simples contra el dengue


dijo:
• Vaciar y guardar las piletas de lona.

• Si tiene piscina de material, mantener el filtrado del agua y clorarla.

• Vaciar, dar vuelta o colocar bajo techo todo elemento que tenga una pared firme y que pueda colectar agua como baldes, frascos, botellas, juguetes o cubiertas que puedan quedar a la intemperie en los patios.

• Limpiar las canaletas con regularidad para favorecer el drenaje del agua y tapar los tanques de agua.

• En el interior de las viviendas, cambiar asiduamente el agua de floreros y recipientes donde beben las mascotas.

• Colocar mosquiteros en puertas y ventanas.

• Usar aerosoles repelentes, tabletas insecticidas o espirales.

• Triturar, cerrar o quemar (si está permitido) la basura y los desechos acumulados cerca de las viviendas, ya que pueden acumular agua de lluvia.

• Para aquellos turistas que decidan visitar zonas donde el dengue es endémico se recomienda usar repelentes y ropa clara que cubra la piel.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top