A Tyson Smith le laten dos corazones en el pecho. El hombre de 36 años posee un par de órganos que bombean la sangre en su cuerpo.

La gravedad del paciente obligó a un equipo de especialistas de un hospital de San Diego, en EEUU a implantarle un órgano de un donante y dejarle el suyo, en vez de realizarle un trasplante, al que no habría sobrevivido.

Las razones fueron suficientes para los médicos. Por una parte, Tyson estaba demasiado débil para someterse a un trasplante y por otra, la sustitución del viejo corazón por uno nuevo, habría provocado que el nuevo órgano fallara, por la resistencia al flujo sanguíneo en los pulmones debido a alta hipertensión pulmonar que sufría Tyson.

Así que los médicos decidieron arriesgarse e instalarle un órgano sano de un donante en el lado derecho del pecho para que ayudara al corazón enfermo. "Juntos, los dos corazones pueden compartir su trabajo y hacerlo bien", explicó uno de los cirujanos que participaron en la intervención, según publica el ’Daily Mail’.

El procedimiento conocido como trasplante cardíaco heterotópico no se realiza frecuentemente y comporta altos riesgos, pero garantiza una esperanza de vida para el paciente de unos diez años.

"Smith es un pionero entre los pacientes de trasplante de corazón", dijo Jack Copeland, MD, profesor de cirugía y director de la Unidad que se dedica a estas operaciones en la Universidad de California.

El paciente está evolucionando estupendamente y se espera que en dos semanas regrese a casa a realizar una vida prácticamente normal.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top