Crean vasos sanguíneos para trasplantar a pacientes de cirugía cardíaca Estos 'injertos vasculares' pueden producirse con anticipación, por lo que los cirujanos pueden emplearlos cuando los pacientes los necesitan.




Investigadores de la Universidad de Carolina del Este en Greenville, Estados Unidos, han desarrollado un método para producir vasos sanguíneos listos para su trasplante en pacientes que pasan por una cirugía cardíaca. Los vasos sanguíneos o 'injertos vasculares' pueden producirse con anticipación, por lo que los cirujanos pueden emplearlos cuando los pacientes los necesitan. Su trabajo se publica en la revista Science Translational Medicine.

Hasta ahora, ningún injerto vascular producido a partir de tejido humano ha resistido su almacenamiento. Además, los nuevos injertos no son inmunogénicos, es decir, pueden producirse a partir de tejido de un donante y trasplantarse en pacientes no familiares sin desencadenar una respuesta inmune. Los vasos sanguíneos pueden fabricarse a partir de las células del propio paciente, pero este proceso lleva nueve meses o más y los pacientes no suelen poder esperar tanto tiempo hasta la cirugía.

Los investigadores, dirigidos por Shannon Dahl, demuestran un nuevo método para producir vasos sanguíneos listos para su uso que retienen su fuerza y eficacia al almacenarlos durante largo plazo y funcionan con éxito una vez implantados en animales de gran tamaño.


Vasos a partir de células musculares


Los científicos produjeron los vasos sanguíneos cultivando células de músculo liso de tejidos humanos donados en estructuras similares a tubos producidas de polímeros biodegradables. Las células de músculo liso producían colágeno y otras moléculas que formaban una matriz extracelular.

Cuando la estructura de soporte se degradaba, los vasos sanguíneos formados por completo quedaban libres. Utilizando un agente limpiador, los científicos eliminaban las células de músculo liso de los vasos sanguíneos para evitar que provocaran una respuesta inmune en los organismos que recibían el trasplante. Estos vasos sanguíneos humanos retenían su fuerza y elasticidad y permanecían sin descomponerse incluso después de su almacenamiento en una solución salina simple durante un año.

Los injertos vasculares humanos fueron también evaluados en grandes animales que pasaban por cirugía de bypass arteriovenoso, en la que los vasos sanguíneos actúan como una tubería entre una arteria y una vena, un método que permite a los pacientes humanos con enfermedad renal pasar por diálisis.

Los investigadores mostraron que los vasos sanguíneos en los animales restablecían el flujo sanguíneo y permanecían abiertos y fuertes hasta seis meses. Cuando se eliminaban y examinaban los injertos, no se observaban evidencias de fibrosis o engrosamiento de sus paredes. Los resultados indican que los injertos vasculares duraderos derivados de diferentes donantes y despojados de las células del donante son aptos para el trasplante quirúrgico.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top