Por lo general, afecta más a los adultos jóvenes de entre 25 y 40 años. El 35% de los trabajadores pueden padecerlo. Aunque no está aceptada como enfermedad en las principales clasificaciones internacionales, se le está dando cada vez mayor importancia. Se tiende a pensar que ésta es simplemente una situación transitoria que desaparece cuando la persona transita el proceso de adaptación a la nueva situación. Por ejemplo volver al trabajo y las rutinas diarias.




Cuando el proceso de adaptación fracasa se generan una serie de síntomas tanto físicos como psicológicos que si perduran en el tiempo, pueden repercutir en la calidad de vida de quien lo sufre.

- Signos y síntomas

dijo:

• Taquicardia

• Dolores musculares y problemas de estómago

• Ansiedad, tristeza, apatía y sensación de ahogo


• Insomnio

• Falta de concentración

• Depresión



La causa principal de este síndrome es el cambio en el ritmo diario. La vuelta a la vida de todos los días significa un cambio brusco para nuestro organismo


- 4 Recomendaciones


dijo:
1- Planear escapadas cortas durante el año, no sólo durante el verano

2- Dividir el tiempo de las vacaciones. Es preferible salir de vacaciones dos veces de 15 días en lugar de una vez de 30 días

3- Volver unos dos días antes para tener tiempo de readaptarse a los nuevos hábitos de siempre como acostarse temprano

4- Organizarse. Si a la vuelta de las vacaciones nos encontramos con trabajo acumulado es recomendable ordenar la agenda priorizando las tareas más urgentes



Si los síntomas descriptos persisten en el tiempo, especialmente problemas de ansiedad e insomnio, se debe consultar a un especialista ya que la ayuda farmacológica en algunos casos también resulta muy efectiva.

dijo:
CUIDADO: este problema "TAMBIÉN PUEDE AFECTAR A LOS NIÑOS", ya que entre un 5 y un 8 por ciento de los niños sufren este síndrome. Los síntomas son tristeza, apatía, decaimiento, falta de concentración e irritabilidad. También problemas de insomnio, dolores de cabeza o de estómago. Los niños deben recuperar la rutina anterior a las vacaciones y a empezar las clases.




- Los padres deben ayudar


dijo:
- Es importante regular los horarios de acostarse y de levantarse

- Hacer un repaso básico de lo aprendido el año anterior

- Preparar los útiles y el uniforme para comenzar las clases

- Volver a aquellas rutinas necesarias para que su hijo/a pueda sentirse seguro en afrontar los nuevos desafíos de su vida

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top