¿Qué es la diabetes?

La diabetes es un desorden del metabolismo, el proceso que convierte el alimento que ingerimos en energía. La insulina es el factor más importante en este proceso. Durante la digestión se descomponen los alimentos para crear glucosa, la mayor fuente de combustible para el cuerpo. Esta glucosa pasa a la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células. (La insulina es una hormona segregada por el páncreas, una glándula grande que se encuentra detrás del estómago).



En personas con diabetes, una de dos componentes de este sistema falla:

* El páncreas no produce, o produce poca insulina (Tipo I); or
* Las células del cuerpo no responden a la insulina que se produce (Tipo II).


Hay tres grandes tipos de diabetes:

* Diabetes tipo 1: Generalmente se diagnostica en la infancia, pero muchos pacientes reciben el diagnóstico cuando tienen más de 20 años. En esta enfermedad, el cuerpo no produce o produce poca insulina y se necesitan inyecciones diarias de esta hormona. La causa exacta se desconoce, pero la genética, los virus y los problemas autoinmunitarios pueden jugar un papel.

* Diabetes tipo 2: Es de lejos más común que el tipo 1 y corresponde a la mayoría de todos los casos de diabetes. Generalmente se presenta en la edad adulta, aunque se está diagnosticando cada vez más en personas jóvenes. El páncreas no produce suficiente insulina para mantener los niveles de glucemia normales, a menudo, debido a que el cuerpo no responde bien a la insulina. Muchas personas con este tipo de diabetes ni siquiera saben que la tienen a pesar de ser una enfermedad grave. Este tipo se está volviendo más común debido a la creciente obesidad y a la falta de ejercicio.

* Diabetes gestacional: Consiste en la presencia de altos niveles de glucemia que se presentan en cualquier momento durante el embarazo en una mujer que no tiene diabetes. Las mujeres que padecen este tipo de diabetes están en alto riesgo de padecer diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular posteriormente en la vida.



Factores de riesgo

* Edad mayor de 45 años
* Un progenitor o hermanos con diabetes
* Diabetes gestacional o parto de un bebé con un peso mayor a 4 kg (9 libras)
* Cardiopatía
* Nivel alto de colesterol en la sangre
* No hacer suficiente ejercicio
* Obesidad
* No hacer suficiente ejercicio
* Poliquistosis ovárica (en mujeres)
* Deterioro previo de la tolerancia a la glucosa
* Algunos grupos étnicos (particularmente estadounidenses de raza negra, estadounidenses de pueblos originarios, asiáticos, isleños del pacífico e hispanoamericanos)



La importancia de un buen control


Este defecto de la insulina provoca que la glucosa se concentre en la sangre, de forma que el cuerpo se vé privado de su principal fuente de energía. Además los altos niveles de glucosa en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos, los riñones y los nervios.

No existe una cura para la diabetes. Por lo tanto, el método de cuidar su salud para personas afectadas por este desoren, es controlarlo: mantener los niveles de glucosa en la sangre lo más cercanos posibles los normales. Un buen control puede ayudar enormemente a la prevención de complicaciones de la diabetes relacionadas al corazón y el sistema circulatoria, los ojos, riñones y nervios.

Un buen control de los niveles de azúcar es posible mediante las siguientes medidas básicas: una dieta planificada, actividad física, toma correcta de medicamentos, y chequeos frecuentes del nivel de azúcar en la sangre.










Hipertensión


¿Qué es ?

Es la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida. Para entenderlo mejor es importante definir la presión arterial. El corazón ejerce presión sobre las arterias para que éstas conduzcan la sangre hacia los diferentes órganos del cuerpo humano. Esta acción es lo que se conoce como presión arterial. La presión máxima se obtiene en cada contracción del corazón y la mínima, con cada relajación.



Hipertensión: ¿Por qué es un factor de riesgo?

* La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardiaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias.
* En aquellos pacientes que ya han tenido un problema cardiovascular, la hipertensión puede intensificar el daño.
* Propicia la arterioesclerosis (acúmulos de colesterol en las arterias) y fenómenos de trombosis (pueden producir infarto de miocardio o infarto cerebral). En el peor de los casos, la hipertensión arterial puede reblandecer las paredes de la aorta y provocar su dilatación (aneurisma) o rotura (lo que inevitablemente causa la muerte).










Muchos factores pueden afectar la presión arterial, incluyendo:

* Qué tanta cantidad de agua y sal uno tiene en el organismo
* El estado de los riñones, del sistema nervioso o los vasos sanguíneos
* Los niveles de diferentes hormonas en el cuerpo


Usted tiene un riesgo más alto de sufrir hipertensión arterial si:

* Es afroamericano
* Es obeso
* Con frecuencia está estresado o ansioso
* Come demasiada sal en la dieta
* Tiene un antecedente familiar de hipertensión arterial
* Tiene diabetes
* Fuma


La mayoría de las veces no se identifica ninguna causa, lo cual se denomina hipertensión esencial.


¿Cómo se mide?

Hipertension: Tensiometro de brazoLa presión arterial se mide mediante unos aparatos llamados esfingomanómetros, popularmente conocidos como tensiómetros, que deben someterse a las validaciones y homologaciones reglamentarias. Para que la medida obtenida sea correcta debes seguir una serie de indicaciones:

* Como la presión arterial cambia a lo largo del día y de la noche, haz la medición siempre a la misma hora.
* Busca una habitación tranquila, sin ruidos ni interrupciones, con una temperatura de 20-25º C.
* Debes estar relajado. No beber, comer, fumar ni hacer ejercicio físico la media hora anterior.
* Reposa 5 minutos antes de la toma.
* Siéntate cómodamente con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, no cruces las piernas y quítate la ropa que pueda oprimirte el brazo.
* Si el tensiómetro es de brazo, coloca el manguito dos o tres centímetros por encima del codo. Deja la palma de la mano boca arriba y el codo lígeramente flexionado a la altura del corazón.
* Si el tensiómetro es de muñeca, pon la muñequera a la altura del corazón.
* No hables durante la medición.
* Realiza dos mediciones separadas al menos dos minutos y quédate con el resultado de la media de ambas.
* Apunta los valores obtenidos para informar a tu médico.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top