Nueva pruebas basadas en los genes que identifican por completo el código genético de una persona pueden ayudar a explicar por qué un niño tiene defectos de nacimiento o retrasos en el desarrollo, pero también exponen algunos oscuros secretos de familia.





Investigadores del Baylor College of Medicine en Houston empezaron a usar recientemente estas pruebas y descubrieron varios casos de probable incesto, señala el doctor Arthur Beaudet, presidente de genética humana y molecular en Baylor, quien escribió sobre el problema en la revista Lancet.

Los exámenes, llamados patrones por polimorfismo nucleótido simple, permiten a los médicos escanear el genoma de un niño en búsqueda de copias adicionales o faltantes de algunos genes, lo que podría llevar a explicar su discapacidad.

Sin embargo, también pueden mostrar grandes trozos idénticos de ADN que un chico puede haber heredado de dos parientes muy cercanos relacionados, como un padre y una hija, lo que plantea problemas sociales y legales que las instituciones y la comunidad científica deben abordar, dijo Beaudet.

"La preocupación principalmente resulta de la posibilidad de que los niños estén siendo sometidos a abusos en casa, con más frecuencia las niñas entre 12 y 16 años", expresó el investigador.

Las minusvalías son frecuentes en chicos nacidos de relaciones incestuosas. En el pasado, los médicos podían sospechar que un niño era el resultado de un incesto, dijo Beaudet. "Ahora tenemos una prueba de rutina que hacemos en niños con discapacidades que lo hace obvio", añadió.

Médicos estadounidenses están legal y éticamente obligados a develar los supuestos casos de abuso a niños ante las autoridades. “A menudo no lo sospechamos y el resultado del laboratorio llega como una sorpresa", indicó Beaudet.


”Pequeña agonía”



Nancy Spinner, profesora de patología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania, dijo que su equipo había hallado dos casos de incesto desde que comenzó a usar estas pruebas con la compañía de secuenciación de genes Illumina Inc en mayo del 2008. En uno de ellos, un padre abusador fue encarcelado por violación. El otro, era un caso ya conocido de núcleos entre familiares.

"En ambos casos, lo ves y te causa una pequeña agonía porque te das cuenta de que puede ser un gran problema. Pero cuando contactamos al médico para saber más del caso, en ambas ocasiones se sabía", dijo Spinner.

Spinner indicó que su laboratorio aun tenía que ver un caso en el que el incesto no era conocido por el médico. Beaudet y sus colegas se están contactando con grupos profesionales para establecer patrones que ayuden en esos casos.

Los incestos detectados en las pruebas son lo que los investigadores llaman "hallazgo casual" y Spinner dice que probablemente se den más frecuentemente a medida que los científicos comiencen a explorar el poder de la tecnología genómica.

Diez años después de la primera secuenciación del genoma humano, las pruebas genéticas se están generalizando ya que la tecnología es cada vez más asequible.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top