Un bebé de 22 días de vida que pesaba 950 gramos fue operado con éxito de una cardiopatía congénita, una enfermedad que afecta a 1 de cada 100 recién nacidos, en el hospital “Evita Pueblo” en Berazategui.




El pequeño Tiziano nació con el problema a las 28 semanas de edad gestacional. La intervención, que estuvo encabezada por Diego Gutiérrez y Alejandro Jorajuría, cirujanos del hospital “El Cruce” de Florencio Varela, consistió en el cierre del ductus arterioso permeable, que no se lograba naturalmente.

Las cardiopatías congénitas constituyen la primera causa de mortalidad por malformaciones entre los niños menores de 1 año. A nivel nacional nacen con estas patologías cerca de 7.000 chicos cada año, de los cuales unos 3 mil corresponden a la provincia de Buenos Aires.

Con el apoyo del gobierno nacional, el Ministerio de Salud bonaerense lleva adelante un programa para operar gratis a niños que presentan alguna clase de malformación en el corazón. “En 2010, más de 1.400 chicos fueron intervenidos y se redujo en un 70 % la lista de espera”, detalló un comunicado de esa cartera.

Al respecto, el ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia explicó que “las cardiopatías forman parte del núcleo duro de la mortalidad infantil porque resultan enfermedades difícilmente reducibles, No obstante, en un 80 % son operables”.


¿Cómo se detecta una cardiopatía?


• En la mayoría de los casos no dan síntomas en el recién nacido.

• Suelen manifestarse cuando el niño tiene alrededor de uno o dos meses de vida.

• Uno de los signos de alarma a tener en cuenta es que el bebé se fatigue cuando le dan de mamar.

• El chico con insuficiencia cardíaca se agota al comer, entonces deja de hacerlo. Por eso, el bajo peso, el color azulado y el hundimiento de las costillas al respirar constituyen señales que deben motivar una consulta al pediatra.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top