Más de 500 millones de gordos en el mundo

Las personas con sobrepeso se han duplicado en los últimos 30 años




Si la Organización Mundial de la Salud aplicara para la obesidad las mismas fases de alerta de otras epidemias, las alarmas se habrían disparado hace tiempo. El número de personas obesas en el mundo se ha duplicado en los últimos treinta años, según un informe que publica la revista médica «The Lancet». El trabajo del Imperial College de Londres y la Escuela de Salud Pública de Harvard compara los resultados de hipertensión, colesterol y obesidad recogidos en 1980 con los datos de 2008, último año de estudio. En esa fecha, más de uno de cada diez adultos en el mundo era obeso.

En los últimos 30 años, la epidemia de obesidad ha seguido un ascenso imparable. Las personas con exceso de peso y obesidad crecen en ambos sexos, pero sobre todo entre la población femenina. La proporción de obesos es de 297 millones de mujeres frente a 205 millones de hombres. Al exceso de kilos se suma una población con la tensión arterial descontrolada y elevados niveles de colesterol.

En este ranking mundial de obesidad, Oceanía y las Islas del Pacífico Sur cuentan con el mayor índice de masa corporal (IMC), el indicador utilizado para calcular el grado de obesidad teniendo en cuenta la estatura y el peso. Se considera sobrepeso cuando supera los 25 y obesidad al alcanzar los 30. Las islas paradisíacas de Tonga, Samoa o la Polinesia francesa alcanzan el 34-35 de IMC. La isla de Nauru, líder mundial en obesidad desde los años 80, no solo mantiene su liderazgo sino que ha seguido incrementando su población obesa.



En el grupo de países desarrollados, Estados Unidos mantiene su primera posición frente a Japón, la nación del mundo rico con menor índice de masa corporal. Los países de Europa Occidental mantienen el tipo, aunque también al alza. Solo se escapan las mujeres italianas, el único grupo europeo que en lugar de subir su índice de masa corporal baja, aunque las féminas suizas son las más delgadas de Europa. Las mujeres turcas y los varones checos son los que mayor peso acumulan.

La población española está entre los países europeos con el índice más alto. Y lo que más preocupa es su tendencia al alza. Desde 1998 no ha dejado de subir el IMC, tanto en hombres como en mujeres. Ellos han pasado de un índice de 25,3 a 27,5 —por encima de Alemania o Reino Unido— y las españolas del 25,2 al 26,3.

La única buena noticia es que pese al aumento de peso, la proporción de población mundial con hipertensión disminuyó. El descenso se nota en los países con mejor cobertura sanitaria, gracias a los tratamientos médicos. En países emergentes, sin embargo, se están enfrentando a un nuevo problema. Países del este y oeste del continente africano registran los niveles de presión sanguínea más altos del mundo, igualando los existentes en algunas partes de Europa Occidental hace tres décadas. Los niveles de colesterol muestran en este periodo incrementos en Japón, China y Singapur, donde habían sido históricamente bajos.



Comparte este artículo con tus amigos
 
Top