Esta cifra implica el doble que hace 30 años y llevó a calificar como “pandemia en expansión” a la situación. Argentina es séptimo a nivel mundial en cantidad de obesosy el que más varones excedidos tiene en América Latina




Más del 10 por ciento de la población mundial es obesa, el doble que en 1980, según una serie de estudios que publica en su último número la revista médica "The Lancet".

Las investigaciones, realizadas con el objetivo de identificar factores de riesgo en las enfermedades coronarias, coinciden en que existe una "pandemia de obesidad" que es consecuencia de que cada vez son más los países que adoptan el modo de vida occidental.

En 2008, más de 500 millones de personas en todo el mundo eran clínicamente obesas, es decir tenían un Índice de Masa Corporal (IMC) -la medida resultante de dividir el peso del individuo en kilos por su altura en metros al cuadrado- superior a 30.

La incidencia era mayor entre el sexo femenino, ya que había 297 millones de mujeres obesas, frente a 205 millones de hombres obesos.

Esto significa que el 9,8 % de los hombres y el 13,8 % de las mujeres de este planeta eran obesos en 2008, frente a unos porcentajes respectivos del 4,8 % y el 7,9 % en 1980.

La mayor tasa de obesidad se registró en las naciones de las islas del Pacífico, con niveles medios de IMC de entre 34 y 45, un 70 % por encima de algunos países del sudeste asiático y África.

Entre los países ricos, EEUU figuraba en el primer puesto de la lista de obesidad, con un Índice de Masa Corporal medio de 28, tanto para hombres como para mujeres, lo que quiere decir, en otras palabras, que tener sobrepeso es hoy la norma en ese país.

"The Lancet" publicó tres estudios que analizan de manera conjunta los niveles globales de obesidad, el colesterol y la presión sanguínea, intercambiando sus respectivos resultados.

La otra conclusión destacada es que, en contraste con el incremento de la obesidad, la proporción de la población mundial que tiene problemas de hipertensión disminuyó entre 1980 y 2008.

Los países ricos fueron los que lograron los mayores avances en el control de la hipertensión y también los que lograron, gracias a sus prestaciones sanitarias, que en este periodo retrocedieran los niveles medios de colesterol entre la población.

No obstante, esta buena noticia estuvo acompañada por la constatación de que hay países emergentes y pobres que afrontan problemas que no se habían detectado antes.

Es el caso de las naciones del Báltico o de los países del este y del oeste del continente africano, que registran los niveles de presión sanguínea más altos del mundo, igualando los existentes en algunas partes de Europa Occidental hace tres décadas.

Los niveles de colesterol muestran en este periodo incrementos en Japón, China y Singapur, donde habían sido históricamente bajos, algo que los expertos vinculan en parte a que ha habido un cambio dietario, con la incorporación de más grasas animales.

El profesor Majid Ezzati, de la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres, explicó en un comentario que estos resultados "demuestran que el sobrepeso y la obesidad, la hipertensión y el colesterol alto ya no son solo problemas occidentales o problemas de las naciones ricas".

La presencia de estos problemas de salud "se ha trasladado hacia países de ingresos bajos y medios, convirtiéndolos en problemas globales", manifestó el profesor Ezzati, director del estudio.

Gretchen Stevens, de la Organización Mundial de la Salud, señaló que ya se conocía que los cambios en la dieta y en la actividad física han contribuido al aumento mundial de la obesidad, pero comentó que "sigue sin estar claro cuáles serían las políticas que ayudarían a reducir con mayor eficacia la obesidad".

"Tenemos que identificar, aplicar y evaluar de manera rigurosa las intervenciones que tienen como objetivo revertir estas tendencias o limitar sus efectos perjudiciales", dijo.

El doctor Mike Knapton, de la British Heart Foundation, calificó de "asombrosa" la escalada de obesidad en los últimos 30 años y consideró que "afrontamos un desafío global para hacer frente al aumento del IMC, los niveles de colesterol y la hipertensión, todos ellos factores principales de riesgo en los problemas coronarios".
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top