Un equipo de químicos y otros investigadores proponen una nueva manera de encontrar bio-marcadores con un análisis de sangre: detectando anticuerpos que el cuerpo crea en respuesta a enfermedades particulares





El químico Thomas Kodadek, del instituto de investigación Scripps en Júpiter, Florida, y su pos-doctorando, Muralidhar Reddy, consideraron bio-marcadores que aprovechan una clásica presentación de la biología de la enfermedad: anticuerpos, proteínas que el sistema inmune produce en presencia de invasores.

Para saber qué anticuerpos buscar, se debe determinar qué moléculas estimulan el sistema inmune para producir los anticuerpos. Kodadek, Reddy, y sus colegas, acudieron a “librerías” de miles de péptidos.

La hipótesis era que algunos de los péptidos, tan solo de casualidad, se unirían a algunos de los anticuerpos que hubiera, permitiendo a los investigadores determinar si las personas con una enfermedad tienen una abundancia de ciertos anticuerpos que las personas saludables no tienen.

En ratones con un tipo de esclerosis múltiple, una librería de 4.600 péptidos ayudó a identificar tres anticuerpos que el equipo de científicos usó para diagnosticar la enfermedad en otros ratones.

En seis personas con Alzheimer, utilizando 15.000 péptidos, con la misma estrategia, se encontraron altos niveles de dos anticuerpos. Dichos anticuerpos también fueron abundantes en la sangre de 16 pacientes adicionales de Alzheimer.

Los investigadores sostienen que, en el caso del Alzheimer, llevará mucho tiempo lograr que la prueba sea confiable ya que, a pesar que el envejecimiento sea saludable, el sistema inmune tiende a producir más anticuerpos disfuncionales.

El grupo de investigadores está muy entusiasmado con los resultados obtenidos hasta el momento. Y aun que el trabajo ha sido muy completo, todavía deben replicar la prueba en más gente para poder asegurar que los anticuerpos son específicos o no del Alzheimer.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top