Es muy bajo el porcentaje de pacientes tratados adecuadamente.


El colesterol está fuera de control. Esa es la conclusión a la que arribó un equipo de investigadores que evaluó una década de estudios sobre el diagnóstico y el tratamiento de los niveles elevados de colesterol, realizados en ocho países -Inglaterra, Escocia, Alemania, Japón, Jordania, México, Tailandia y los Estados Unidos- para encontrar que la mayoría de las personas con colesterol elevado no acceden a su tratamiento.



"El porcentaje de personas con concentraciones elevadas de colesterol total que reciben un tratamiento eficaz sigue siendo pequeño en países de ingresos medios y elevados. Muchos de los afectados no son conscientes de su enfermedad", concluyeron los investigadores que acaban de publicar los resultados del estudio en el boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El porcentaje de personas con colesterol elevado sin diagnóstico llega al 78% en Tailandia, por ejemplo, mientras que el porcentaje de pacientes con diagnóstico pero sin tratamiento alcanza su pico en Japón: 53%. En cuanto al porcentaje de pacientes diagnosticados, tratados y que han alzanzado el control de la enfermedad oscila entre el 4%, en Alemania, y el 53% en México.




Por arriba de parámetros normales, el colesterol constituye uno de los principales factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular, que como recuerda el estudio de la OMS causa unos 18 millones de muertes al año. "La hipercolesterolemia sin tratar supone una oportunidad perdida ante la epidemia mundial de enfermedades crónicas", se lamentaron los autores del estudio.



Cifras locales



Algunos de los resultados del estudio publicado por la OMS fueron comparados con datos locales, como los que surgen del estudio Carmela, que evaluó la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular en varias ciudades de América latina. Según ese trabajo, por ejemplo, el 81% de los porteños se midió al menos alguna vez sus niveles de colesterol en sangre.

"Si bien éste fue el mejor porcentaje de la región -en ciudades como México, Bogotá o Santiago de Chile sólo el 50% se había medido el colesterol-, esto deja casi un 20% que nunca en su vida se hizo un estudio de colesterol", comentó a La Nacion el doctor Carlos Boissonnet, cardiólogo del Cemic y coordinador de epidemiología de la Fundación Interamericana del Corazón, institución que llevó adelante el Carmela.



En cuanto a datos que puedan ser comparados con los del nuevo estudio, el Carmela halló que el 42% de los porteños con colesterol elevado contaba con ese diagnóstico, y que sólo el 10% lo había controlado gracias a la medicación.

"La Argentina tiene alta prevalencia de colesterol alto, lo que significa un riesgo cardiovascular no controlado -comentó Boissonnet-. Esto implica una sumatoria de eventos cardiovasculares que impactan en la gente, en el sistema de salud y en la productividad, y que podrían evitarse."


Comparte este artículo con tus amigos
 
Top