Cinco años después de dejar de fumar decrece el peligro de padecer cáncer de pulmón y afecciones cardiovasculares. Sin embargo también existen beneficios inmediatos tras 20 minutos. Conozca las razones de porqué es bueno abandonar el hábito.




Beneficios inmediatos


• A los 20 minutos, la presión arterial regresa a su nivel normal, lo mismo que la frecuencia cardiaca y la temperatura de pies y manos.



• A las 8 horas, la respiración es más profunda y hay una mejor oxigenación pulmonar

• A las 24 horas, disminuye el riesgo de muerte súbita.

• Pasadas 48 horas, se normalizan los sentidos del gusto y del olfato.

• A las 72 horas, se normaliza la función respiratoria.




Mejoras progresivas
• Después del mes, aumenta la capacidad física y se cansará menos con cualquier actividad.

• A los seis meses, se reducen los catarros, los resfríos, las bronquitis y las molestias de garganta.

• Entre uno y nueve meses después, mejora el drenaje de los bronquios y disminuye el riesgo de infecciones

• Al año, es menor el riesgo de trombosis o embolias cerebrales

• Al año, se reduce a la mitad el riesgo de infarto




Salud a largo plazo



• A los 5 años, el riesgo de padecer infarto se iguala al de las personas que nunca fumaron y se reduce a la mitad el riesgo de padecer cáncer de pulmón.

• A los 10 años se iguala el riesgo de cáncer de pulmón al de un no fumador.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top