La presidenta Cristina Kirchner anunció que el ministerio de Salud incorporará la vacuna contra el cáncer de útero en el plan médico obligatorio para dar cobertura gratuita a todas las mujeres del país. Se la presentó en el marco del lanzamiento del Instituto Nacional de Medicina Tropical.




La vacuna protege al organismo contra las cepas del virus del papiloma humano (HPV), que se transmite en las relaciones sexuales, y son responsables de los cánceres de cuello de útero que termina con la vida de las mujeres.

Según los consejos médicos, la dosis debe ser aplicada a las niñas de 10 años en adelante, ya que es la manera en que estarían cubiertas al iniciar sus relaciones sexuales a una edad más avanzada.

La vacuna será incluida en el plan de asistencia médica obligatoria de la cartera que preside Juan Manzur, por lo que en los próximos meses podrá ser aplicada a las pacientes en forma gratuita en los hospitales públicos de todo el país.

"Esta vacuna, que hoy está a la venta y sólo al alcance de unos pocos, ahora va a formar parte del calendario de vacunación y va a permitir que miles de mujeres no pierdan la vida por esta causa", dijo la mandataria.

Al presentar el Instituto Nacional de Medicina Tropical, en la Academia de Medicina, la jefa de Estado resaltó que el cáncer de útero es un flagelo que ataca a las mujeres y que "provoca más de dos mil muertes por año".

"Es la segunda causa de muerte por cáncer la del cuello uterino", aseveró la Presidenta y aseguró que con la aplicación gratuita de la vacuna su administración busca "que la salud no sea un privilegio de los que tienen plata, sino de todos".

Hasta ahora, se comercializaban varias marcas de esta vacuna en las farmacias de todo el país, pero su alto costo (tres dosis de 430 pesos cada una) impedía que las mujeres de escasos recursos económicos pudieran acceder a ella.

Incluso, los médicos especializados llegaron a señalar al cáncer de útero como una de las enfermedades íntimamente ligadas a la pobreza, no por sus causas sino por el desenlace.

La enfermedad mata a más de 2.300 mujeres cada año en el país, pero el 95 por ciento de las que mueren son las que no tienen acceso a los servicios de salud, las que no se controlan porque ignoran que deben hacerlo o no tienen los medios para llegar y luego pagar las dosis.


- Se crea el Instituto Nacional de Medicina Tropical


El ministro de Salud de la Nación inauguró un seminario en el que fue presentado el organismo que abordará de manera integral la problemática de las enfermedades tropicales. En el encuentro disertaron la directora de la OPS y el ministro de Salud de Uruguay. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció oficialmente la apertura del instituto.

En el marco de las jornadas científico-técnicas organizadas por el Ministerio de Salud nacional para presentar al Instituto de Medicina Tropical (INMET), la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Mirta Roses, aseguró que desde los países de América Latina y el Caribe “están celebrando el nacimiento” de una entidad que refleje el espíritu de cooperación entre naciones.

El objetivo: eliminar patologías como el dengue, la fiebre amarilla y la malaria, que son comúnmente llamadas “desatendidas”, y se expanden en los países de ingresos medios y pobres.

El instituto tendrá sede en la ciudad misionera de Puerto Iguazú, en la región de la triple frontera. La elección es estratégica por estar próxima a los países vecinos, donde actualmente se registra un brote de dengue. Por otra parte, se trata de un lugar clave de integración sanitaria con la UNASUR y el MERCOSUR. Roses opinó que “se debe escuchar a los habitantes de la región, y cómo hablan de las patologías existentes”. A su vez señaló que “conocer el mapeo de las enfermedades es el primer paso para determinar estrategias para erradicarlas”.

De acuerdo con la directora de la OPS, el INMET abordará la “agenda inconclusa” de estas enfermedades típicas del clima caluroso. Entre ellas está el dengue, que “se va haciendo endémica en América Latina y el Caribe, con 1.800.000 infectados por año en la región”, puntualizó.

Por otra parte, la fiebre amarilla es otro padecimiento en expansión, que afecta particularmente a las áreas fronterizas de Argentina, Paraguay y Brasil. Los únicos continentes donde el mal es endémico son Asia y América del Sur, con 200 mil casos anuales.

En relación a la enfermedad de Chagas o tripanosomiasis sudamericana, Roses explicó que “se ha logrado interrumpir la transmisión vectorial doméstica en 10 países de la región”. Sin embargo, todavía se registran 41 mil nuevos casos por año. Sobre la malaria, opinó que América en el “camino correcto” para erradicarla, por lo que se logró reducir un “60% de morbilidad y 70% de la mortalidad”.

Dentro de las afecciones que preocupan está la lepra, endémica en 27 de los 35 países de América Latina y el Caribe. Según especificó la funcionaria, se registran cerca de 40 mil casos por año, mientras que en 12 provincias argentinas, el mal está lejos de desaparecer, ya que “afecta a una de cada 10 mil personas”.

Otra de las enfermedades tropicales que enumeró son la leishmaniasis, transmitida por insectos voladores que está en riesgo de expansión y que es más prevalente en Brasil y Colombia. Por otra parte, aclaró que tanto el cólera como la helmintiasis, están “en estricta relación con la pobreza”.

Por su parte, Julie Jacobson, de la Fundación M&B Gates, señaló que “estamos en una época de transformación para la salud pública y el INMet es una oportunidad para promover este cambio global, donde la resolución de problemas es en conjunto para lograr objetivos a largo plazo. El nuevo concepto de salud pública basado en la asociación y la cooperación está integrado por socios técnicos, la industria, la sociedad civil, los gobiernos nacionales que aportan su liderazgo y los donantes. Este instituto, como socio técnico, es clave para el éxito de las inversiones que desde la fundación propiciamos”, expresó.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top