Los analgésicos como el paracetamol se compran libremente para distintos tipos de dolores físicos, como la jaqueca. Sin embargo, también podrían servir para aliviar el sufrimiento emocional , asegura un equipo de científicos de Estados Unidos.

Los investigadores de la Universidad de Kentucky trabajaron con el paracetamol, un fármaco de amplio uso que alivia el dolor y disminuye la fiebre. Para averiguar si también diluye la tristeza, realizaron una serie de dos experimentos enfocados en el malestar que provoca el rechazo social.

DOS ESTUDIOS EN PARALELO

Como parte de su primera investigación, dieron 1.000 miligramos por día de paracetamol o de un placebo a voluntarios sanos. Ellos debían, cada noche, hablar del sufrimiento social que habían experimentado durante esa jornada, y se usaba una escala muy difundida entre los psicólogos de Estados Unidos para medir el dolor social. Se notó que la tristeza y las heridas emocionales disminuían paulatinamente, con el transcurso de los días , en las personas que estaban tomando el paracetamol. El grupo placebo, por el contrario, no experimentó cambio alguno. Las emociones positivas permanecieron de igual manera en ambos conjuntos de voluntarios.

En el segundo estudio se pidió a dos grupos personas sanas que tomaran 2.000 miligramos diarios de paracetamol o placebo. Recién a las tres semanas se les pidió que acudieran al laboratorio para participar en un juego de computadora que estaba retocado para que todo participante sintiera un fuerte rechazo social. Mientras estaban sentados frente al monitor se midió su actividad cerebral a través de un equipo de imágenes de resonancia magnética funcional. Se observó que los voluntarios que habían tomado paracetamol tenían respuestas neurales menores al rechazo social.

Nuestros hallazgos sugieren que, al menos temporalmente , el dolor causado por el rechazo social puede ser mitigado por analgésicos de venta libre que se usan frecuentemente para padecimientos físicos, escribieron los investigadores en su informe final. Sin embargo, advirtieron que no recomiendan a ninguna persona que tome este tipo de analgésicos cuando está triste, ya que se requieren más investigaciones sobre el tema antes de llegar a una conclusión final.

Los autores arriesgaron que la explicación a este doble efecto del paracetamol se encuentra en la superposición de las vías neurales que siguen el dolor físico y la tristeza emocional en el cerebro.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top