La fibra es un elemento importante para tener una buena salud. Pero ¿qué es? ¿en qué alimentos puedes encontrarla? ¿cómo actúa en el organismo? Todo el mundo habla de ella, pero pocos saben en realidad el por qué la fibra es tan importante en la dieta.





“¡Hay que comer más fibra!” Habrás oído que te dicen quienes se preocupan por una alimentación saludable. “Este alimento contiene fibra y por eso es bueno”, también es una frase que se oye con frecuencia cuando se habla de los atributos de ciertos alimentos y qué tan beneficiosos son para la salud. Pero, no nos digamos mentiras. Son pocas las personas que en realidad saben qué es la fibra. ¿Tú sabes?

La fibra, técnicamente es un carbohidrato que el organismo no puede digerir. ¿Es posible esto? Así es. A diferencia de las proteínas, las grasas y otros carbohidratos que el organismo metaboliza y absorbe, la fibra pasa casi intacta por tu estómago y tus intestinos, hasta salir del cuerpo. Esto hace que actúe como una especie de escoba que limpia tu organismo por dentro, lo cual trae beneficios importantes para la salud.

La fibra se encuentra en todas las plantas que se pueden comer, es decir, en frutas, verduras, legumbres y granos. Pero no existe un solo tipo de fibra. Existen dos tipos:


dijo:

Fibra soluble: como su nombre lo indica, se disuelve en el agua y forma una especie de jalea. Este tipo de fibra ayuda a bajar los niveles de colesterol y de glucosa (azúcar) en la sangre, lo cual disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares y es excelente para las personas con diabetes. La puedes encontrar en la avena, las arvejas (chícharos), los frijoles, las manzanas, las zanahorias y las frutas cítricas, entre otros.

Fibra insoluble: Es aquella que queda casi intacta al pasar por el intestino. Incrementa la actividad del intestino haciendo que elimines más heces. Además, controla el nivel de acidez (ph) en el intestino. Es excelente para aquellas personas que padecen de estreñimiento. La encuentras en las nueces, la cáscara de las frutas, los vegetales de hoja verde y otros vegetales como las habichuelas (ejotes) y el trigo integral, entre otros.



Ahora que sabes un poco más, te voy a dar aún más detalles sobre los beneficios específicos de estos dos tipos de fibra. Empecemos:

dijo:

1 - Normaliza el tránsito intestinal: la fibra mejora la cantidad, el peso y la consistencia de las heces fecales, haciendo que su tránsito sea más fácil. Esto disminuye la posibilidad de sufrir de estreñimiento, del síndrome de colon irritable y de hemorroides, entre otras condiciones.

2 - Ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre: la fibra, en particular la de tipo soluble puede retrasar la absorción del azúcar, lo cual ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. Se sabe que una dieta alta en fibra es buena para prevenir y para controlar una enfermedad que aumenta cada vez más: la diabetes tipo 2.

3 - Ayuda en la pérdida de peso: los alimentos ricos en fibra requieren ser masticados por más tiempo, lo cual le da tiempo al cerebro parar registrar que estás lleno(a) y evita que comas de más. Además, la fibra se queda más tiempo en el organismo, por lo cual estarás satisfecho(a) por más tiempo. Otro punto a favor: los alimentos ricos en fibra tienen menos calorías que otros por la misma cantidad.



Todavía se están realizando investigaciones acerca del papel que juega la fibra en la reducción del cáncer colorectal. Sin embargo, una dieta rica en fibra siempre es saludable, así que los beneficios de adoptarla van a ser mucho más grandes que las dudas que puedas tener.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top