Paro Respiratorio


Vía aérea obstruida.

Cese de una respiración mecánica eficaz (traumatismo de cráneo, accidentes cerebro-vasculares, traumatismo del tórax, neumo o hemotórax , ahogamiento, asfixia)

Intoxicaciones que impiden la utilización del oxígeno (por monóxido de carbono, cianhídrico, quemaduras, infecciones generalizadas, etc.)

Paro Cardiaco


Hemorragia masiva

Insuficiencia cardiaca descompensada

Infartos de miocardio o arritmias

Hipotermia

Intoxicación con fármacos ó drogas

Electrocución

Shock anafiláctico (por reacción alérgica)


Signos y Síntomas


Cese de los movimientos respiratorios.

Ausencia de pulso.

Pérdida del conocimiento.

Palidez, cianosis (color azulado de los labios y mucosas), frialdad de la piel.

Cese de hemorragias.




Recuerde que cuenta con 4 a 6 minutos para iniciar las maniobras, tiempo más que suficiente si sabe que debe hacer.

Con frecuencia en los pacientes inconcientes, la lengua le obstruye las vías aéreas superiores, lo cual lleva fácilmente al paro cardio respiratorio.En la mayoría de los casos el solo hecho de despejar las vías aéreas permite la reanudación de la ventilación y previene el paro cardíaco.

No de masaje cardíaco, ni respiración artificial si la persona no carece totalmente de estos signos vitales.

La Reanimación Cardiopulmonar se basa en tres maniobras de rescate:


A - Apertura de la vía aérea

B - Respiración boca a boca

C - Circulación


Cada una de ellas comienza con una fase de diagnóstico, que es fundamental para establecer la necesidad de RCP de la víctima. Estas fases son:


Determinar si la persona está inconsciente.

Determinar si existe paro respiratorio.

Determinar si existe paro circulatorio.

Activación de la RCP


Arrodíllese al lado de la víctima y pregúntele: ¿ESTÁ USTED BIEN?. La falta de respuesta de la víctima indicará que se halla inconsciente. Colóquela boca arriba, sobre una superficie dura, plana y horizontal y solicite ayuda médica especializada. Pida a alguna persona que lo haga o realícelo usted mismo si se encuentra solo con la víctima. Tenga en cuenta la posibilidad de lesión de columna cada vez que realice una movilización.



A - Apertura de la vía aérea:

Lo primero y más importante que un resucitador debe realizar para que una reanimación sea exitosa es abrir la vía aérea inmediatamente. Recordar que la lengua es la causa mas común de obstrucción en una víctima inconsciente, impidiendo el paso de aire hacia los pulmones




Como la lengua se inserta en la mandíbula inferior, si desplazamos a ésta hacia arriba la lengua se eleva y deja libre la vía aérea. Esto se logra extendiendo la cabeza hacia atrás, colocando una mano en la frente y la otra en el mentón, acerque el oído a la boca de la víctima. MIRE si se eleva el pecho. ESCUCHE si entra y sale el aire. sienta en su cara el aire exhalado.

Si verifica que no respira comience con B.




B - Respiración boca a boca:

Ocluya las fosas nasales de la víctima con los dedos de la mano. Apoye su boca sobre la de la víctima (manteniendo la unión sellada por la presión) y sople con intensidad, como si estuviera inflando un globo , no se debe escuchar pérdida de aire.

Verifique que el tórax se eleva cuando ejecuta la respiración boca a boca. Luego , separe sus labios de la víctima y sienta cómo se produce la salida del aire.

Repita esta operación dos veces. Debe lograr que el pecho de la víctima se eleve con cada soplo.

En caso de no poder hacerse la respiración boca a boca por encontrarse la misma imposibilitada para soplar realice la RESPIRACIÓN BUCO-NASAL, que consiste en introducirle el aire por las vías nasales, soplado por la nariz manteniendo la boca de la víctima cerrada cuando se le introduce el aire.




C - Circulación:

Luego de las dos respiraciones de la maniobra B, tómele el pulso. Para ubicarlo, coloque los dedos sobre la nuez de Adán y deslícelos hasta el surco que está a su lado.

Tómese de cinco a diez segundos para estar seguro de que no hay pulso.

si no hay pulso: inicie la REANIMACIÓN: Ubique el borde inferior de las costillas y recórralas hasta donde se une con el esternón. Señale con dos dedos el lugar (tiene que quedar la punta del esternón cubierta por esos dos dedos), coloque la otra mano a continuación de los dedos .




Inicie las compresiones em-pujando el esternón hacia abajo de 3 a 5 centímetros .

Es muy importante:

Mantener los brazos perpendicularmente sobre el esternón.

No flexionar los brazos en cada compresión.

No hacer rebotar las ma-nos sobre el esternón (le ocasionaría lesiones internas).

No entrecruzar las manos.




Alterne 2 respiraciones con 15 compresiones a un ritmo de 80 a 100 por minuto

2 : 15


Al cabo de 4 ciclos (2 respiraciones y 15 compresiones) verifique si tiene pulso.

Si no tiene pulso vuelva a repetir cuatro ciclos. Si luego de cuatro ciclos tiene pulso, verifique si respira, si esto no ocurre practique B (Respiración Boca a Boca) a razón de 1 (una) respiración por cada cinco segundos. Si luego respira por sus propios medios mantenga la vía aérea abierta, si no respira vuelva a hacer el ciclo de 1 respiración cada 5 segundos.

Entre ciclo y ciclo de respiración tome el pulso para verificar si sigue latiendo el corazón por sus propios medios. Si esto no ocurre vuelva a iniciar la Reanimación Cardiopulmonar A B C.

Qué hacer si la víctima empieza a vomitar en el medio de una Reanimación.

Voltee a la víctima hacia su lado hasta que termine de vomitar, esto impedirá que aspire el vomito a los pulmones.

Si la víctima es muy obesa y no puede voltearla inclínele la cabeza hacia un costado.

No interrumpa la RCP por ninguna razón

hasta que llegue el equipo médico especializado


Lo visto hasta aquí se denomina "Cadena de la Vida" cuyos pasos a seguir son:


  Determinar el nivel de conciencia

Llamar al Servicio de Emergencia Médica de la zona (S.E.M.)

Apertura de la vía aérea

Determinar el paro respiratorio (Miro, Siento, Escucho)

Respiración Boca a Boca

Determinar el paro circulatorio (verificar si tiene pulso)

Circulación

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top