¿Realmente qué significa comer bien?

Equilibrio y variedad son los principios



(Al comer huevos hervidos se evita ingerir las grasas procedentes de freír los alimentos)

Puedes sustituir alimentos para integrar una dieta sana y que te ayude a tener un estado de salud óptimo con estos consejos


Iniciar y mantener una dieta, no por vanidad, sino por salud, puede ser relativamente fácil. Es cuestión de tomar en cuenta algunos sencillos factores que De10.mx te da a conocer con información de cosmohispano.com y zonadiet.com.

En cifras, debes ingerir entre 55 y 60 por ciento de carbohidratos, de 12 a 15 por ciento de proteínas y entre 25 y 30 por ciento de grasas. Los carbohidratos son aquellos que te deben aportar mayor energía, por lo que se recomienda comerlos más. Son abundantes en productos como el arroz, la pasta, los cereales y las papas.

También se sugieren alimentos con menos hidratos de carbono y con más grasas, proteínas y vitaminas. Pueden incluirse diferentes frutas y verduras. En menor cantidad, se deben consumir proteínas, como carne, huevo, queso y pescado.

Finalmente están las grasas y los carbohidratos vacíos, es decir, aquellos como el azúcar y las golosinas, que sólo ayudan a que el organismo alimente sus depósitos de grasas.

Puedes guiarte por esta pirámide nutricional para elegir tus alimentos diarios.




Por la mañana...

En vez de desayunar cereal, puedes sustituirlo por un tazón de avena, que te aportará una mayor cantidad de energía. Tu cuerpo la podrá procesar sin favorecer los depósitos de grasa.

En lugar de comer huevos fritos con un pedazo enorme de tocino, puedes comer huevos tibios o duros, que sólo se cuecen en agua. Así evitarás la grasa innecesaria.

En vez de comer huevos rancheros con queso, puedes probar unos tacos de huevo guisados con aceite de oliva y servidos en una tortilla integral con vegetales asados.

Mejores que waffles bañados en chocolate son las galletas ricas en proteínas, como el amaranto con yogurt. Y, tal vez, en lugar de un bagel con queso crema, puedes probar un pan integral.





Por la tarde...

Trata de evitar los alimentos fritos. Sustitúyelos por comida asada o hervida. Por ejemplo, un pedazo de carne de res cuenta con 90 calorías, que se aumentan hasta 324 si está frito. Si está hervido o asado, ayudará a cuidar tu peso, porque tendrá menos calorías.

Las verduras con mantequilla cámbialas por verduras hervidas. A las ensaladas agrégales aderezos bajos en grasa. Utiliza aceite de oliva, ya que es el más recomendable. En vez de beber agua de sabor o refresco, opta por el agua natural.

Es mejor que comas pechuga de pavo o de pollo que embutidos; lomo de res en lugar de carne molida o costillas.




Por la noche...

En lugar de barras de chocolate, puedes ingerir barras de avena; un vaso de leche descremada en lugar de leche entera y pan tostado en vez de donas o galletas.



No olvides hacerle caso a los anuncios publicitarios: "come frutas y verduras".
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top