La cirrosis es una condición muy seria que causa graves daños en el hígado. Si no sabes bien de qué se trata, acá te contamos. El hígado es un órgano vital y debes estar alerta ante esta enfermedad reduciendo los riesgos de que se desarrolle.




Por alguna razón, se habla con más frecuencia de la cirrosis en los hombres. Tal vez porque una de sus principales causas es el alcoholismo, y son los hombres quienes tienden a usar más el alcohol para tratar de buscar la salida a sus problemas. El beber de vez cuando no tiene consecuencias graves, pero si su abuso crónico le causa graves daños al cuerpo. ¿Y qué órgano es el encargado de desintoxicar al cuerpo? El hígado. ¿Y qué pasa cuando el hígado sufre daños graves? Desarrolla cirrosis.


En la cirrosis el hígado va formando tejido fibroso hasta que las células originales se ven reemplazadas por cicatrices, ya no pueden funcionar. El hígado, por si no lo sabes, es un órgano grande que se localiza en la parte superior derecha de tu abdomen. Pero no está ahí de adorno. Es más, cumple varias funciones muy importantes que nos mantienen vivos, como las siguientes:


dijo:
* Produce sustancias como la bilis que ayudan a digerir los alimentos y a que se formen coágulos para detener los sangrados.

* Actúa como filtro de la sangre.

* Almacena vitaminas y minerales.

* Controla la cantidad de proteínas, azúcares y grasas que circulan en el torrente sanguíneo.

* Metaboliza el alcohol y las drogas.


Cuando el hígado sufre daños leves (cirrosis leve) puede cicatrizar y repararse para poder seguir cumpliendo con su papel en el organismo. Pero si se sigue dañando, se generan más cicatrices que eventualmente hacen que el hígado no pueda funcionar.

La cirrosis por causa del alcohol se desarrolla por lo general luego de diez años de beber mucho regularmente. ¿Qué es beber mucho? Simple: en el caso de los hombres, 5 o más vasos al día. En el de las mujeres, 3 o más vasos al día.

Y aunque esta es la causa más común de la cirrosis, no es la única. Hay otros factores y condiciones que pueden causarle daño al hígado. Entre ellos están:


dijo:
* Hepatitis B y Hepatitis C.

* Grasa que se acumula en el hígado como consecuencia del colesterol alto, la obesidad o la diabetes.

* Fibrosis quística (una enfermedad hereditaria que provoca la acumulación de mucosidad en los pulmones y el tubo digestivo).

* Enfermedades auto inmunes, específicamente hepatitis auto inmune que sucede cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca al hígado.

* Por destrucción de los conductos biliares (cirrosis biliar primaria).

* Por endurecimiento de los conductos biliares (colangitis esclerosante primaria).

* Por malformación de los conductos biliares (atresia biliar).

* Por parásitos.

* Incapacidad para procesar el azúcar presente en la leche (galactosemia)

* Acumulación de hierro en el cuerpo (hemocromatosis).

* Acumulación de cobre (enfermedad de Wilson).

* Exposición a venenos como el arsénico.

Para que estés alerta en cuanto a la cirrosis, presta atención a los síntomas:

dijo:
* Cansancio y debilidad extrema

* Hemorragias nasales y aparición de moretones en la piel con facilidad

* Dolor y acumulación de líquido en el abdomen

* Pérdida de apetito, puede haber náusea

* Coloración amarillenta de la piel

* Retención de líquidos (hinchazón) en las piernas (edema)


El tratamiento para la cirrosis varía dependiendo de la causa. Si es causada por el alcohol, la solución obvia es dejar de tomar. Si se trata de cirrosis causada por hepatitis, hay medicamentos para controlar el daño.

Cuando existen complicaciones como hinchazón en las piernas y el abdomen, el médico te recomendará una dieta baja en sodio. Si la hinchazón es demasiado severa, quizá se necesite drenaje o cirugía para aliviar la presión.

Cuando el daño del hígado es tan severo que deja de funcionar, se recurre el trasplante de hígado. Esto quiere decir que te sacan tu hígado y lo reemplazan con el de alguna persona que haya fallecido y lo haya donado; o con partes del tejido del hígado de alguien que aún vive. Esta opción sin embargo es complicada porque es costosa y hay que encontrar donantes, lo cual no siempre es una tarea fácil.

¿Qué puedes hacer para prevenir la cirrosis? Hay varias cosas que están a tu alcance y tienen que ver con tu estilo de vida.

dijo:

* No bebas alcohol o hazlo en moderación

* Lleva una dieta rica en vegetales y frutas

* Mantén un peso sano

* Evita la exposición a sustancias químicas tóxicas

* Reduce tu riesgo de hepatitis teniendo sexo seguro y evitando compartir agujas. Pregúntale a tu doctor acerca de la vacuna contra la hepatitis B.

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top