¿Qué es la Psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad crónica de la piel caracterizada por placas eritemato-escamosas (aunque hay diversas formas de presentación clínica) y que si bien puede afectar a cualquier sitio de la piel, lo hace más frecuentemente con el cuero cabelludo, codos, rodillas, región lumbo-sacra y uñas. Existen casos, pocos por fortuna, donde también hay afectación ósea. Se calcula que aproximadamente 0.05% al 4.8% de la población mundial padece de psoriasis. Es un padecimiento de origen multifactorial pero con una base genética y una importante participación del sistema inmune.




Tratamientos

Existen múltiples y variados tratamientos, que se indican solos o combinados, utilizados para el control de esta enfermedad. Estos van desde aplicaciones de medicación en forma local (lociones, cremas, ungüentos, etc.) hasta la utilización de fármacos en forma sistémica (comprimidos, cápsulas, inyecciones, etc.).

La fotoquimioterapia (PUVA) consiste en la administración de un psoraleno (el 8-metoxipsoraleno) y la posterior exposición a radiación ultravioleta A. Es un régimen muy útil para casos moderados o severos. Recientemente se ha propuesto la aplicación tópica de este medicamento (balneo-PUVA, "paint"-PUVA, "soak"-PUVA, etc.) con buenos resultados.

La fototerapia (mediante radiación ultravioleta B Banda Angosta) es útil en casos de enfermos con lesiones superficiales y con placas delgadas. Además es importante tener en cuenta que NO requiere el uso de medicación adicional (Psoralenos).

Enfermedades cardio - metabólicas concomitantes y enfoque de los pacientes con psoriasis, (resumen)

La psoriasis es una enfermedad cutánea inflamatoria e inmunológica que puede ocasionar un deterioro significativo de la calidad de vida.

La evidencia reciente señala que la psoriasis y la artritis psoriásica se asocian con enfermedades cardiometabólicas que comprenden el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular, la diabetes, la obesidad, la dislipemia y la esteatosis hepática de origen no etílico. Aunque la relación causal entre las enfermedades cardiometabólicas concomitantes y la psoriasis aún no se ha demostrado completamente, parece que la obesidad es un factor de riesgo relevante para el desarrollo de la psoriasis y del síndrome metabólico. Además, la psoriasis moderada o grave es, en sí misma, un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular y el síndrome metabólico. En el desarrollo de la psoriasis y las enfermedades cardíacas y metabólicas concomitantes podrían subyacer algunos rasgos genéticos, así como mecanismos inflamatorios comunes. La presencia de enfermedades concomitantes tiene importantes implicaciones en la estrategia global de tratamiento de los pacientes con psoriasis. Los fármacos sistémicos antipsoriásicos tradicionales pueden influir negativamente en las enfermedades cardiometabólicas concomitantes y pueden presentar importantes interacciones con fármacos frecuentemente utilizados en pacientes con psoriasis.

En contraposición, los hallazgos recientes sobre la marcada disminución del riesgo de infarto de miocardio en pacientes con artritis reumatoide que responden a la terapia anti-TNF-a, comparados con los no respondedores, apoya la hipótesis de que el efecto antinflamatorio de los bloqueantes del TNF-a podría, potencialmente, reducir también el riesgo cardiovascular en los pacientes con psoriasis.

Por último, los pacientes con psoriasis moderada a grave deben ser tratados rápida y eficazmente y se les debe animar a corregir radicalmente los factores modificables de riesgo cardiovascular, en particular la obesidad y el hábito tabáquico.

P. Gisondi and G. Girolomoni
Department of Biomedical and Surgical Science. Section of Dermatology and Venereology. University of Verona. Italy.
Actas Dermosifiliogr. 2009;100:Supl. 2:1040-201
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top