Las muelas de juicio podrían estar en el centro de la medicina. Estas piezas contienen un tejido que quizás sirva para producir las famosas "steamcells". Los investigadores del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Industrial Avanzada de Japón explicaron que cada persona podría estar llevando su propio depósito de células madre en su dentadura.




Las famosas muelas de juicio podrían estar en el centro de la medicina del futuro. Estos dientes contienen en su interior un tejido que quizás sirva para producir Los investigadores del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Industrial Avanzada de Japón explicaron que cada persona podría estar llevando su propio depósito de células madre en su dentadura. Sus conclusiones fueron publicadas en el Journal of Biological Chemistry.

QUÉ SON LAS CÉLULAS MADRE


Las células madres tienen la capacidad para diferenciarse en distintos tipos de células, es decir que pueden dar lugar a tejidos de órganos diversos. Esta acción se desarrolla fuertemente en el embrión en formación pero en los adultos también se encuentran células madre en lugares como la médula ósea o el sistema digestivo, donde cumplen funciones como el mantenimiento y la reparación de tejidos.

Las células madre pluripotenciales inducidas son células adultas reprogramadas genéticamente en el laboratorio. A partir de este proceso vuelven al estado de células madres y, por lo tanto, pueden potencialmente ser usadas en tratamientos médicos. Desafortunadamente, realizar este proceso no es fácil y requiere la extracción de tejidos de lugares complicados del cuerpo, ya que no cualquier célula puede ser sujeta a estos cambios.


LA PROMESA


Por este motivo es tan importante el hallazgo de los investigadores japoneses: las muelas de juicio o terceros molares serían una fuente ideal de células madre pluripotenciales inducidas.

Estos dientes se extraen sin mayores complicaciones y pueden congelarse y guardarse por muchos años.

Las muelas de juicio tienen en su interior un tejido suave que incluye al estroma mesenquimal, un conjunto de células similares a las de la médula ósea. Hajime Ohgushi, el autor principal, recopiló muestras de donantes y logró generar las tan buscadas células madre pluripotenciales inducidas mediante la activación de tres genes claves.

Las distintas líneas de células logradas mostraron diferentes niveles de fuerza pero en varios casos se desarrollaron muy bien. Ohgushi considera que las muelas de juicio podrían ser fuente de varios tipos de células, incluyendo las del músculo cardíaco (cardiomiocitos).
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top