Niños en edad escolar consultados en una encuesta aseguraron que tienen molestias causadas por estrés familiar y escolar




La tercera parte de los niños en edad escolar sufre dolores de cabeza en forma frecuente causados en su mayoría por estrés familiar y exigencias en lo educativo. Así lo revela el único estudio realizado en la Argentina sobre esta problemática de salud, que se hizo en Rosario. El trabajo fue llevado a cabo por profesionales locales mediante una encuesta que se distribuyó en escuelas públicas y privadas de la ciudad.



El estudio, que abarcó a unos 650 chicos de entre 5 y 12 años, fue desarrollado por los médicos neurólogos Lorenzo Gardella y Jorge Tacconi, y la especialista del área de estadística de la Municipalidad, Ana María Pendino. Los resultados, que ya fueron compartidos en el ámbito de la salud, pero no habían sido dados a conocer públicamente hasta el 2010, mostraron que la mayoría de los alumnos sufría de cefaleas tensionales. Sólo un 15% padecía migrañas. “Esto coincide con las estadísticas internacionales en la población infantil”, remarcó Gardella.



Las cefaleas fueron más frecuentes en las niñas (58,5%) que en los varones (41.5%). Respecto de los factores desencadenantes, se encontró que casi la tercera parte de los chicos relacionó sus cefaleas con el estrés familiar o escolar; la cuarta parte se lo atribuyó a la prolongada exposición a la televisión o videojuegos (32,2%).

“Nos llamó la atención como niños de no más de 10 años mencionaban la palabra estrés cuando se les preguntaba por qué creían que les dolía la cabeza”, relató el médico neurólogo.
Sin dudas el rendimiento escolar se ve afectado en aquellos chicos que “viven” con estas molestias, dijo el especialista. De los encuestados que admitieron padecer estos dolores, el 41% dijo que se sentían limitadoso afectado en sus actividades escolares.



“Alrededor de un 20% de estos niños falta con frecuencia a sus clases o bien hay actividades en particular que no puede hacer; otros mencionaron que ven dificultada su atención o concentración durante las horas de estudio”, mencionó Gardella. Sin dudas, agregó, esto implica que la criatura no logra tener una performance adecuada en el desarrollo de su aprendizaje. “Nuestros hallazgos demostraron que los pacientes que más experimentan este impacto son los que sufren migrañas. Incluso, es lógico pensar que el padecimiento induce a fotofobia (intolerancia a la luz), fonofobia (intolerancia a los ruidos), náuseas y/o vómitos. La intensidad del dolor es mayor con la actividad física”, destacó el médico.



Uno de los datos que más alarmó a los profesionales es que más del 37% de los padres de los niños con dolores de cabeza no consultó a un médico. “Muchos de ellos medicaron por su cuenta a los chicos, lo que es un error gravísimo”, enfatizó Gardella. La automedicación puede poner en riesgo la salud y motivarles un cuadro de toxicidad o llevarlos a sufrir efectos indeseados. Por otra parte, señaló Gardella, darles a los chicos medicamentos frente a episodios de dolor puede facilitar la cronificación del síntoma y motivarlos en un futuro a que padezcan cefaleas crónicas diarias o cefaleas inducidas por drogas “dos problemas frecuentes en los adultos, de muy difícil tratamiento”, dijo.






Respuestas


Tratar las cefaleas y migrañas en los niños no es tarea sencilla, reconoció el neurólogo: “La expresión de los síntomas por parte del niño como su interpretación exacta por parte del médico constituyen un problema trascendente y siempre preocupante en pediatría”. El médico mencionó que no siempre los niños y niñas pueden definir con claridad el tipo de dolor que tienen y en ocasiones tampoco les resulta simple comprender el interrogatorio del médico. Mencionó además que “se han encontrado algunos chicos que dicen que les duele la cabeza y no es real, lo hacen por imitación a los adultos, especialmente a la madre; suelen hacerlo para llamar la atención”.



Cuando la cefalea o migraña ha sido diagnosticada, la medicación sólo se da en casos puntuales, comentó Gardella, quien remarcó que para paliar o solucionar este problema en la población infantil se recurre a menudo a tratamientos no medicamentosos.
“Los datos del estudio no hicieron más que confirmar lo que vemos en la práctica médica”, dijo finalmente el neurólogo.





Diferencias


dijo:
Existen dos tipos de dolores de cabeza: las cefaleas y las migrañas.
Migraña: es un dolor muy particular producido por arterias que se dilatan e inflaman. El dolor es en la mitad de la cabeza, es intenso y se sienten como pulsaciones.
Cefaleas: son producidas por tensiones y contracturas. Se caracterizan porque duele toda la cabeza; el dolor no late ni pulsa y no es, en general, ni tan intenso ni tan invalidante como el de la migraña.


Consejos médicos


Los tratamientos no medicamentosos son los más recomendables para los niños a los que les duele la cabeza.

Las sugerencias profesionales son:


dijo:
Ofrecerles sesiones de masajes o masoterapia para relajarse.

Enseñarles a mejorar la postura.

Llevarlos a realizar actividad física siempre que sea moderada, no competitiva y recreativa.

Acotarles la cantidad de horas que están frente al televisor y la computadora.

Mejorar la alimentación. Que sea variada.

Generar una rutina diaria para garantizar el buen descanso (acostarlos a la misma hora y que duerman como mínimo 8 horas). 

Comparte este artículo con tus amigos
 
Top