Sin duda, el año que nos deja será recordado por el avance en las células madre, que finalmente pasaron de la investigación en el laboratorio a tratamientos para curar a pacientes.





Durante más de una década se han estado estudiando las células embrionarias, y los científicos habían prometido que algún día éstas se convertirían en terapias "hechas a la medida" para quienes sufren diversas enfermedades. Las células madre, aseguraba la ciencia, podrían convertirse en tejidos capaces de reemplazar órganos dañados o envejecidos. Finalmente, en octubre de este año, se cumplió la promesa y por primera vez fueron inyectadas células madre en pacientes.


Resumen de los principales avances médicos del año


- Trasplantes de células madre


En octubre de este año, investigadores en Estados Unidos llevaron a cabo el primer ensayo clínico con células madre embrionarias para tratar a pacientes con lesiones en la médula espinal.

El objetivo del estudio, dirigido por la compañía de biotecnología Geron, fue probar la seguridad de la terapia, pero se espera que eventualmente las células sean capaces de regenerar los nervios dañados en la médula.

Semanas después, científicos en Escocia inyectaron células madre en el cerebro de un paciente que había sufrido un derrame cerebral.

También fue un ensayo pionero para comprobar si las áreas dañadas en el cerebro pueden regenerarse.

Se informó que el paciente estaba evolucionando bien, y los investigadores planean en el curso del próximo año ofrecer la terapia a otras 12 personas.


- Terapias personalizadas contra el cáncer


Pruebas genéticas permiten desarrollar tratamientos individuales para pacientes con cáncer.

Otro avance importante de 2010 fue el de la investigación de la llamada "medicina personalizada", que utiliza pruebas genéticas para encontrar tratamientos individuales para pacientes con cáncer.

Estos exámenes detectan las mutaciones genéticas de cada tumor y de esa forma se puede ofrecer al enfermo un tratamiento "a la medida" para atacar la afección de forma más efectiva.

En el Reino Unido este año comenzó un programa piloto para analizar los tumores de unos 6.000 pacientes y, si se tiene éxito, las pruebas podrían estar disponibles al público en los próximos cinco años.

El objetivo en el largo plazo, afirman los expertos, es "llevar los beneficios de la revolución genética a todos los pacientes con cáncer".

"La secuenciación del genoma, hace diez años, ha conducido a una explosión en nuestro entendimiento del cáncer", afirma el doctor Harpal Kumar, de la organización Cancer Research UK.

"Ahora estamos en una época de oro para utilizar ese entendimiento para marcar una diferencia en los pacientes".

También en la investigación de cáncer, pero con un medicamento más humilde, se descubrió que la aspirina podría reducir la tasa de mortalidad de muchas variantes comunes de la enfermedad si se consume durante varios años en dosis bajas.


- Avances en diabetes


El dispositivo puede mejorar el control de la glucemia durante la noche.

En el campo de diabetes, científicos británicos demostraron a principios de este año que un nuevo dispositivo que actúa como páncreas artificial puede ser utilizado para regular los niveles de azúcar en la sangre de niños con diabetes tipo 1.

El aparato consiste en la combinación de un sensor de "tiempo real" que mide los niveles de glucosa del paciente y una bomba que libera insulina.

El ensayo clínico encontró que el dispositivo puede mejorar el control de la glucemia durante la noche.

El avance fue calificado por los expertos como un paso muy importante en el manejo de la enfermedad.

También en diabetes, en 2010 se continuó investigando en las pruebas genéticas que permitirán que los fármacos sean más personalizados para cada paciente.


- Enfermedades cardiovasculares


Este año trajo produjo descubrimientos importantes en el control de la hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares, que son una de las principales causas de muerte en muchos países.
Un medicamento de US$2 al día tiene el potencial de salvar la vida de muchos pacientes que sufren insuficiencia cardíaca.

Dos amplios estudios encontraron que, si se aumenta la dosis de estatinas -los fármacos para reducir el colesterol que toman millones de personas en el mundo-, se podrían evitar muchos más infartos y derrames cerebrales.

También se descubrió que un medicamento de US$2 al día llamado Ivabradine, que se receta para angina de pecho, tiene el potencial de salvar la vida de muchos pacientes que sufren insuficiencia cardíaca.

Los ensayos clínicos, en los que participaron más de 6.500 personas en 37 países, demostraron que el medicamento puede reducir en 26% el riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, todavía falta mucho por hacer para reducir las tasas de mortalidad por estas enfermedades, que continúan incrementándose a medida que las personas viven más años.


- Demencia


El mal de Alzheimer afecta a más de 20 millones de personas en el mundo.

En 2010 se llevaron a cabo importantes avances en el entendimiento del mal de Alzheimer, la forma más común de demencia, una enfermedad que -según los expertos- se está convirtiendo en una "bomba de tiempo".

Científicos en el Reino Unido descubrieron una forma de detectar el trastorno años antes de que aparezcan los síntomas.

Se trata de una prueba para detectar en el líquido cefalorraquídeo los niveles de una proteína, llamada beta-amiloide, que -se cree- juega un papel clave en la enfermedad.

Junto con esto se somete al paciente a un escáner cerebral para detectar cambios en el cerebro que podrían indicar los primeros indicios de la enfermedad.

Sin embargo, todavía no se han logrado encontrar tratamientos que prevengan o frenen la progresión del mal de Alzheimer, que afecta a más de 20 millones de personas en todo el mundo.


Fuente
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top