http://www.umm.edu/graphics/images/es/17083.jpg

La testosterona es una hormona sexual masculina que, aunque hace crecer el vello corporal, el bigote y la barba, también es la causante -curiosamente- de la pérdida del cabello de la cabeza. En el cuero cabelludo, al unirse a los receptores de los folículos pilosos les ordena detener su función. Estos folículos no trabajan en forma contínua sino que cada cierto tiempo toman un descanso.
Publicidad

En un lapso de 3 a 5 años hace crecer el cabello, aproximadamente a un 1 cm. por mes, es lo que llamamos la etapa anagena, después comienza la fase de transición o fase catagena y luego la etapa de inactividad o telogena que dura aproximadamente unos tres meses y es durante la cual se produce la caída del cabello, luego de ello el folículo piloso vuelve a su actividad normal y comienza a elaborar un cabello nuevo.

Los cien mil a ciento cincuenta mil folículos pilosos que contiene el cuero cabelludo no trabajan al mismo ritmo, unos se encuentran en la etapa anagena, otros ya la están finalizando y los otros se encuentran en descanso, por ello la importancia de este proceso para lograr un entendimiento de las causas y llegar a un tratamiento eficaz

Causas más comunes:
Nutrición deficiente: Esta comprobado que una alimentación deficiente en minerales, vitaminas y proteínas es causal importante para la pérdida del cabello, aunque los síntomas de una alimentación inadecuada no recaen de inmediato en el cabello, se precisa de un tiempo prolongado para ver sus efectos, ésto, una vez que las reservas se agotan en el organismo.


PREVENCIÓN:

* Aumente la ingesta de proteínas: incorpore o incremente la proporción de comidas con carnes roja, carnes blanca y pescado. La leche, el huevo y el queso también son de gran ayuda. La soja y leche de soja pueden ser útiles para quienes no comen carne o productos lácteos.


*Consuma más hierro y otros minerales: acelga, lechuga, espinaca y otras verduras de hojas verde son un buen aporte de hierro, además de otros minerales importantes para el pelo (como el zinc y el selenio).

*Tome complejos de vitaminas y aminoácidos: existen preparados especiales con vitaminas del grupo B, ácido pantoténico y aminoácidos esenciales (cisteína, cistina y metionina). Uno o dos comprimidos diarios durante tres a seis meses pueden revertir eficazmente la caída del cabello.

Estrés: Los estudios demuestran que el estrés produce la caída del cabello, por ello la importancia de evitar las tensiones emocionales sobre todo en personas que sufren pérdida del cabello.
prevención:

*

Las técnicas de relajación para aliviar el estrés y de visualización son esenciales para desvirtuar los efectos nocivos que producen las tensiones emocionales.
*

Las situaciones emocionales estresantes pueden ser tratadas a través de la psicoterapia y el psicoanálisis.
*

El minoxidil en aplicación tópica provoca la dilatación de los vasos sanguíneos del cuero cabelludo en varones jóvenes con alopecia en la coronilla de no más de 5 años de duración, aunque sus efectos son perceptibles luego de un período de 6 a 9 meses de uso.
*

El Aminexil: previene el ahogo del cabello, inhibiendo la rigidez del colágeno en la raíz, por lo que evita el envejecimiento prematuro del cabello. Estudios demuestran un aumento de hasta el 5% de la densidad capilar luego de seis semanas de aplicación.


Después de la menopausia. Luego de la menopausia, los ovarios de la mujer dejan de producir estrógenos. La menor síntesis de hormonas femeninas, comparativamente, es equivalente a un aumento en la producción de andrógenos. Como resultado, es común que el cabello de la mujer tienda a adelgazar, debilitarse y caer en esta etapa de la vida.
Prevención:

*

El consumo de estrógenos ayuda a recuperar el nivel hormonal previo a la menopausia.
*

El uso de antiandrógenos por un período no menor de un año ayudan a restaurar el equilibrio entre los estrógenos y los andrógenos. También el finasteride bloquea la transformación de la testosterona en dehidro-testosterona (DHT). Esta droga ha demostrado su eficacia tanto en hombres como en mujeres, aunque en los primeros se ha comprobado que su uso puede producir efectos secundarios como la disminución de la libido y la reducción del numero de espermatozoides, por ello en los varones su uso es limitado, en las mujeres se aprecia que los mejores resultados se dan en las etapas posmenopáusicas.


Cabellos maltratados: El constante uso de secadores de cabello, rulos eléctricos, tintes, decolorantes, la exposición prolongada al sol, al viento, el agua del mar, el cloro de las piscinas, e incluso la mala higiene del cabello son también causas directas para el debilitamiento del cabello, agresiones que maltratan y son causas de su pérdida.

Prevención:

*

Elegir el shampoo adecuado para cada tipo de cabello y lavarlo frecuentemente ayuda a mantenerlo sano, brillante y fácil de peinar, los acondicionadores también son efectivos, el secarlo libremente con una toalla y desenredarlo solo con los dedos evitara su caída.


Es necesario que consultemos a nuestro médico cuando la pérdida del cabello viene acompañada de picazón, cambios en su textura y color, cuando se pierde no sólo cabello sino también el pelo de otras partes del cuerpo, cuando la pérdida viene acompañada de fatiga, debilidad nerviosismos, falta de apetito , pérdida de la capacidad de concentración, reflejos lentos, piel seca o rugosa, es que nos encontramos ante cuadros variados que pueden deberse a infecciones bacterianas, anemias, síntomas de hipertiroidísmo o hipotiroidísmo, etc


¿Cuándo es necesario recurrir a la cirugía?

Cuando estamos frente a un cuadro de alopecias cicatrizantes, producto de quemaduras o infecciones, lo mismo se aplica en el caso de la alopecia androgenética -calvicie común en el hombre-. En casos como éstos se utilizan técnicas de mini injertos y micro injertos que consisten en transplantar el cabello en grupos de uno a cuatro pelos.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top