Un equipo de científicos estadounidenses han dado un paso clave en el proceso de la creación de glóbulos rojos, en una investigación con animales que si da los frutos esperados en los seres humanos, podría ser útil contra algunos tipos de cáncer y otras enfermedades hematológicas.

Los investigadores han descubierto un pequeño fragmento de ácido ribonucleico (ARN), un "primo" químico del ADN, que interviene en el proceso de conversión de las células madre en los glóbulos rojos. A partir de este hallazgo han podido desarrollar un inhibidor para bloquear este proceso y evitar que dichas células sanguíneas se multipliquen de manera descontrolada y den lugar a diversas patologías.

"La importancia del hallazgo es que este microARN, denominado miR-451 [nombre el compuesto descubierto], es un regulador natural de la producción de glóbulos rojos", ha señalado el doctor Eric Olson, director del departamento molecular en la UT Southwestern Medical Center de Dallas (Estados Unidos) y autor principal del estudio.

"Hemos demostrado también que el inhibidor artificial del miR-451 es capaz de reducir los niveles de miR-451 en un ratón y bloquear la producción de células sanguíneas, lo que abriría las puertas a un amplio abanico de nuevos medicamentos para controlar las enfermedades relacionadas con las células sanguíneas", señala.


Cómo actúan los inhibidores


Los inhibidores son moléculas que se unen a enzimas y disminuyen su actividad. El bloqueo de una de esas enzimas puede matar a un patógeno o corregir un desequilibrio metabólico, de ahí su valía para fabricar medicamentos.

Si el proceso se repite de la misma manera en los seres humanos, su uso podría ser útil contra algunos tipos de cáncer y otras enfermedades, como la policitemia vera, una patología en la que el cuerpo produce un exceso de las células sanguíneas que pone en peligro la vida del paciente.

Por el contrario, si se utilizara para realizar un medicamento que aumentara la producción de glóbulos rojos podría ser útil contra la anemia, la pérdida de sangre o mal de altura.


El desarrollo del trabajo


En el estudio que se publicará en la edición de agosto de la revista Genes & Development, el doctor Olson y su equipo han investigado los diferentes tipos de microARNs para determinar cuáles son sus funciones y encontrar usos terapéuticos de los microARNs que fabrican artificialmente.

Los científicos crearon ratones genéticamente modificados que no podría generar miR-451. Observaron que los roedores tenían menos glóbulos rojos y que sufrían dificultades para crearlos en condiciones en las que el cuerpo suele estimular su producción.

Además, trataron células madre sanguíneas con un ARN artificial diseñado para inhibir miR-451 y comprobaron que el número de glóbulos rojos se redujo.

El equipo ha solicitado la patente del inhibidor del miR-451 y están estudiando la fabricación de un medicamento para tratar enfermedades sanguíneas.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top