El cólera es una infección intestinal aguda, grave, que se caracteriza por la aparición de evacuaciones diarreicas abundantes, con vómito y deshidratación que puede llevar al paciente a acidosis y colapso circulatorio en el término de 24 horas y en los casos no tratados puede ocasionar la muerte. Son comunes los casos leves en los cuales únicamente se presenta diarrea y esto es lo característico en los niños.
El cólera es causado por un agente infeccioso; se trata de un bacilo aerobio, llamado Vibrio cholerae. El vibrión del cólera sobrevive por periodos hasta de 7 días fuera del organismo, especialmente en ambientes húmedos y templados.
Síntomas presentes en el Cólera


Dolor abdominal por irritación de la mucosa, diarrea acuosa con un número elevado de deposiciones (hasta 30 ó 40 en 24 h). Las deposiciones tienen un tono blanquecino con pequeños gránulos. Se les llama «agua de arroz» cabe destacar que esta diarrea tiene un ligero olor a pescado, o un olor fétido.
La diarrea se acompaña con vómito, lo que provoca una rápida pérdida de agua y electrolitos (potasio, sodio, magnesio, cloruro, hidrigeno fosfato, bicarbonato), ocasionando una rápida deshidratación.
No causa fiebre (o ésta es moderada) debido a que el cuadro se produce por la enterotoxina y no por el germen.
Medidas Preventivas
El cólera se transmite por contaminación del agua y alimentos y raramente por contacto con personas infectadas o enfermas a menos que no se cuente con las medidas básicas de higiene como es, el lavado de manos después de evacuar y antes de comer. Medidas sanitarias como el control y almacenaje de agua y alimentos bajo condiciones de higiene son más que suficientes para evitar la aparición de estos brotes epidémicos así como proporcionar la información necesaria a la población sobre formas de transmisión y medidas de aseo que eviten el contagio.
Tratamiento
El tratamiento es el reemplazo de líquidos, electrólitos y glucosa; la vía oral generalmente ha demostrado no ser suficiente, por lo que es necesario en la mayoría de los casos la hidratación parenteral.
Es importante mantener un buen estado de hidratación y reponer adecuadamente el bicarbonato de sodio y el cloruro de potasio. Bajo este régimen virtualmente todos los pacientes con cólera se salvan. Los antimicrobianos como tetraciclina, cloramfenicol y furazolidona entre otros, pueden acortar el tiempo de enfermedad y disminuir la gravedad de los síntomas pero nunca serán substitutos de la hidratación y administración de electrolitos y glucosa.
En términos generales la evolución es satisfactoria si el paciente recibe un tratamiento oportuno a base de hidratación; con esto la evolución tiende hacia la resolución del proceso infeccioso en el término de 4 a 7 días, sin ningún tipo de complicación.
En Venezuela
Después de dos años sin cólera, en septiembre de 1996 en Venezuela se da un brote de cólera asociado con el consumo de productos de mar crudos que inicialmente afectó a 9 personas. Durante la semana epidemiológica No. 51, la epidemia ocasionó 16 casos en el Distrito Federal. En 1996, la epidemia (semanas 39-52) ocasionó un total de 254 casos y 8 muertes, es decir 95% del total de casos reportados en Venezuela para el año. La epidemia continúa y en 1997 los datos notificados hasta la semana epidemiológica No. 8 son 323 casos y 14 muertes, con un descenso importante a partir de la tercera semana.
El cólera apareció nuevamente en 1999 con mayor intensidad y con mayores casos de muertes.
En la actualidad Venezuela está presentando un nuevo brote de cólera, el cual ingresó al país presuntamente a través de venezolanos que acudieron a una boda celebrada en Santo Domingo, República Dominicana.
Un total de 37 personas se encuentran bajo tratamiento médico por parte del Gobierno Nacional por haber contraído el virus del cólera, informó este jueves la ministra del Poder Popular para la Salud, Eugenia Sader.
Marelvis Estrella/ pasante
Noticia al Dia
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top