Los riesgos de la osteoporosis se van generando muchos años antes. Cómo estar atentos




El período de mayor crecimiento del hueso es durante la pubertad y adolescencia, tanto en mujeres y varones entre los 11 y 17 años, mientras que el pico de masa ósea se logra entre los 25 y 30 años. Sin embargo en esos años muchas personas, especialmente del sexo femenino, realizan dietas extremas para estar delgados lo que se transforma en un grave factor de riesgo para osteoporosis y fractura. “La pérdida ósea que se produce es similar a la que sucede luego de la menopausia, con la consiguiente descalcificación de los huesos justo en el momento en que se están formando”, advierte la doctora Mabel Martino, ginecóloga, especialista en endocrinología ginecológica y reproductiva.

La pérdida de hueso se produce de forma silenciosa y progresiva. Con frecuencia no hay síntomas hasta que se produce la primera fractura. Las mujeren tienen más riesgo (1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 12 hombres mayores de 55 años), más aún si están en la menopausia, poseen antecedentes familiares, principalmente de fractura de cadera espontánea (sin traumatismo) en la madre; contextura física pequeña; bajo nivel de estrógenos; largos períodos de anorexia que llevan a episodios de amenorrea (falta de menstruación); son sedentarias; ingieren dietas pobres en calcio y vitamina D; son fumadoras; consumen alcohol y café; tienen algunas enfermedades de tiroides y paratiroides, diabetes insulino-dependiente, artritis reumatoidea y utilizan corticoides.

El hueso es un tejido vivo y sufre cambios permanentes. “Esto se llama remodelación, que no es más que la sustitución del tejido óseo viejo por uno nuevo. La eliminación diaria de pequeñas cantidades de mineral óseo (un proceso llamado reabsorción) debe ser equilibrado por un depósito igual de nuevo mineral óseo (formación). Cuando esta balanza se inclina hacia la reabsorción excesiva, los huesos se debilitan (osteopenia, osteoporosis) y con el tiempo pueden llegar a ser frágiles y propensos a las fracturas”, detalla la médica.


Cómo medir los riesgos


La densitometría ósea mide la densidad mineral del hueso (cantidad y no calidad). Es un método no invasivo e indoloro que permite determinar el riesgo futuro de fractura. Según los consensos de las sociedades tanto nacionales como internacionales la densitometría se debe realizar a las mujeres posmenopáusicas menores de 65 años con 2 o 3 factores de riesgo; a las mayores de 65 años; varones mayores de 70 años; personas de cualquier edad que hayan sufrido una fractura por caídas o trauma mínimo; mujeres antes de la menopausia que tengan fuertes factores de riesgo como bajo peso, fractura previa por fragilidad ósea, antecedentes de fractura de cadera espontánea en la madre, alto consumo de tabaco, medicamentos de riesgo (corticoides) y largos períodos de amenorrea.


dijo:
-   La densitometría diagnostica también la presencia de osteopenia (huesos más débiles y frágiles) que con el tiempo tienen más riesgos de fracturas. “No todas las mujeres osteopénicas serán osteoporóticas y no todas las osteoporóticas se fracturarán”, afirma Martino. “En general las que son gorditas están más protegidas porque tienen mayor masa ósea y muscular, además de mayor tejido adiposo donde se transforman las hormonas que protegen de la descalcificación ósea”, agrega.

-   “Tanto para niños, jóvenes y adultos la principal recomendación es ponerse en movimiento para fortalecer músculos y huesos (caminar, subir escaleras, practicar deportes, Tai Chi y baile). La alimentación debe ser rica en calcio y vitamina D (leche y sus derivados); vitamina D a través del sol; no fumar ni tomar alcohol o café en exceso”.


Efecto cascada


¿Su altura disminuyó más de 3 cm, siente dolor de espalda agudo y repentino, nota una curvatura pronunciada en la espalda y tiene antecedentes familiares de osteoporosis? Si responde afirmativamente alguna de estas preguntas puede que pertenezca al 25% de hombres y mujeres de raza blanca, mayores de 50 años, que presenta una fractura vertebral y lo ignore. En razón de que la mayoría de las fracturas se debe a la osteoporosis o a la baja masa ósea, la Federación Internacional de Osteoporosis recomienda consultar con el médico frente a alguno de estos síntomas, ya que una fractura conduce a otra y a otra, originando un efecto cascada.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top