El hipo es un espasmo involuntario del diafragma, que se repite varias veces por minuto, seguido de un cierre brusco de la glotis, lo que origina su sonido característico.



Pasos


1 - Respira cinco o seis veces lenta y profundamente dentro de una bolsa, introduciendo en ella toda la nariz y la boca. El monóxido de carbono que inhalas debería quitarte inmediatamente el hipo. Repite la serie tres veces.



2 - Si falla lo anterior, intenta inspirar por la nariz lo más profundamente que puedas, y luego retén el aire durante 40 segundos. Estira los brazos y las manos hacia arriba, como si quisieras tocar algo. Si puedes, alcanza el marco de una puerta con los dedos, estírate apenas hacia delante y deja los brazos lo más atrás posible de tu cabeza.



3 - Otro tratamiento consiste en distender el diafragma a partir de su auto compresión. Para ello, inspira profundamente y, luego, presiona hacia abajo con los brazos cruzados de tres a cuatro veces. No te esfuerces demasiado, así el diafragma se dilata desde adentro.



4 - Recurre a la risa. Los cambios en la respiración cuando te ríes, te ayudarán a eliminar el hipo



5 - Otra forma de combatir el hipo es realizar inspiraciones y exhalaciones continuas sólo por la boca, durante 1 minuto. Procura estar sentado para no marearte y perder el equilibrio.


Comparte este artículo con tus amigos
 
Top