http://www.hoypadres.com/wp-content/uploads/2008/12/44281736bebe.jpg
La primera semana corresponde, en realidad, a su período menstrual. Dado que la fecha de parto estimada se calcula desde el primer día de su último período menstrual, esta semana se considera parte del embarazo de 40 semanas aunque el bebé todavía no ha sido concebido.

Su cuerpo

Durante el embarazo, sus hábitos relacionados con la salud van de la mano con la salud del bebé. Mientras intenta quedar embarazada, tómese el tiempo de preparar su cuerpo para la maternidad. Antes de quedar embarazada, usted debe:

* Evitar el consumo de alcohol, drogas y productos derivados del tabaco. Estas sustancias pueden causar defectos de nacimiento, el síndrome del alcoholismo fetal, problemas respiratorios, poco peso y otros problemas de salud en el recién nacido.
* Hable con su médico acerca de los medicamentos recetados o de venta libre que está tomando. Tendrá que tomar ciertas medidas de precaución con respecto a los medicamentos, ya que tanto los recetados como los de venta libre pueden afectar el desarrollo normal del feto. Pero no interrumpa la toma de los medicamentos con receta sin consultar antes con su médico, ya que éste la podrá ayudar a evaluar cuáles son los beneficios y los riesgos de interrumpir la medicación.
* Siga una dieta que contenga una cantidad adecuada de vitaminas, especialmente de ácido fólico. Las mujeres que estén tratado de quedar embarazadas deben tomar 400 microgramos de ácido fólico diariamente. La ingesta de una cantidad adecuada de ácido fólico reduce el riesgo del desarrollo de un feto con defectos en el tubo neural (defectos de nacimiento causados por el desarrollo incompleto del cerebro o la médula espinal), como la espina bífida.


El desarrollo de su bebé

Aunque pueda parecerle muy extraño, ¡usted todavía no está embarazada! El espermatozoide fecundará al óvulo al final de esta semana. Obtenga más información sobre la fecundación en la sección “Su cuerpo”, que se encuentra a continuación.

Si bien todavía tendrá que esperar para saber de qué color deberá pintar la habitación de su hijo, el sexo del bebé se determina en el momento en el que se lleva a cabo la fecundación. De los 46 cromosomas que forman el material genético del bebé, solamente dos (uno proveniente del espermatozoide y el otro, del óvulo) determinan el sexo del bebé. A estos cromosomas se los conoce con el nombre de “cromosomas sexuales”. Cada óvulo contiene un cromosoma sexual X y un espermatozoide puede tener un cromosoma sexual X o un cromosoma sexual Y. Si el espermatozoide que fecunda su óvulo contiene un cromosoma X, usted tendrá una niña; pero si contiene un cromosoma Y, el bebé será un varón.




Su pared uterina, que alimentará al bebé, se está desarrollando y su cuerpo comienza a segregar la hormona foliculoestimulante (FSH por su sigla en inglés), que estimula la maduración del óvulo. Al término de esta semana, se encontrará en la mitad de su ciclo menstrual (en el caso de que tenga un ciclo regular de 28 días) y ocurrirá la ovulación (su ovario liberará un óvulo hacia la trompa de Falopio).

Éste es el momento en que hay mayores probabilidades de concebir. Si tiene relaciones sexuales sin protección durante los días cercanos a la ovulación, es posible que quede embarazada. Cuando su pareja eyacula, millones de espermatozoides se desplazan a través de la vagina y cientos de ellos llegan a la trompa de Falopio, donde su óvulo los está esperando. Por lo general, un espermatozoide logra penetrar el óvulo y se lleva a cabo la fecundación. Cuando esto ocurra, usted quedará embarazada, pero todavía no sentirá ningún cambio en su cuerpo.


El desarrollo de su bebé

Aunque todavía no sienta que está embarazada, el bebé ya está creciendo y desarrollándose en su vientre. Si bien el bebé acaba de ser concebido, ya está trabajando sin cesar. El óvulo fecundado pasa por un proceso de división celular. Después de 30 horas desde la fecundación, se divide en dos células, luego en cuatro células y más tarde en ocho, y continúa dividiéndose a medida que se desplaza por la trompa de Falopio para dirigirse al útero. Cuando llega al útero, este grupo de células tiene el aspecto de una pequeña pelota y se denomina “mórula”.

La mórula se ahueca, se llena de líquido y pasa a llamarse “blastocito”. Al final de esta semana, el blastocito se adhiere al endometrio, que es la pared del útero. Este proceso se denomina “implantación”. La implantación en el útero es una conexión esencial, ya que el endometrio proporcionará nutrientes al embrión en desarrollo y será el encargado de eliminar desechos. Con el tiempo, esta zona de implantación se convertirá en la placenta.





La ingesta adecuada de ciertos nutrientes, como ácido fólico, proteínas, calcio y hierro, es esencial para la nutrición de su bebé. El suplemento de ácido fólico –que idealmente usted ha comenzado a tomar antes de la concepción– es de vital importancia, ya que éste ayuda a prevenir defectos del tubo neural (la estructura que da origen al cerebro y la médula espinal), el cual se forma al comienzo del embarazo.

Aumente el consumo de proteínas durante el embarazo, ya que éstas ayudan a generar tejido nuevo. Además, el calcio es necesario para la formación de los huesos y dientes. Por lo tanto, asegúrese de ingerir una buena dosis de productos lácteos, verduras de hojas verdes y legumbres. El hierro es esencial durante el embarazo para mantener el aumento continuo de flujo sanguíneo del bebé. Alimentos como la carne, las legumbres, los huevos y las verduras de hojas verdes son una buena fuente de hierro.


El desarrollo de su bebé

Durante la cuarta semana del embarazo, su bebé (denominado ”embrión”) consta de dos capas de células (el epiblasto y el hipoblasto) que se desarrollarán hasta formar los órganos y las partes del cuerpo del bebé. En este momento, también se están desarrollando otras dos estructuras: el amnios y el saco vitelino. El amnios, que contiene el líquido amniótico, recubrirá y protegerá al embrión en desarrollo. El saco vitelino producirá sangre y ayudará a alimentar al embrión hasta que la placenta lleve a cabo esta función.





Durante esta semana el bebé continúa implantándose en el útero, alojándose profundamente en el endometrio. Una vez implantado, el bebé comienza a producir una hormona denominada “gonadotropina coriónica” (hCG) que ayuda a mantener la pared interna del útero. También envía una señal al ovario para que interrumpa la liberación de óvulos cada mes, lo cual impide la menstruación. Durante esta semana, algunas mujeres sufren calambres abdominales leves o una pequeña pérdida de sangre mientras se lleva a cabo la implantación y confunden estos síntomas con la menstruación ya que, por lo general, esto ocurre en la misma época en que deberían tener su período menstrual.

La hCG es la hormona que se mide en las pruebas de embarazo. Durante esta semana, la prueba debería detectar su embarazo. La hormona hCG es también la que causa los síntomas típicos del embarazo que suelen comenzar a aparecer durante esta semana. Cansancio, hormigueo, dolor de pechos o náuseas pueden hacerle creer que pronto tendrá su período menstrual, ya que los primeros síntomas del embarazo son similares a los del síndrome premenstrual (PMS por su sigla en inglés). Pero al final de esta semana, el período menstrual esperado no llegará. ¡Su embarazo está en camino!


El desarrollo de su bebé

Hasta ahora, el embrión ha sido una simple masa de células, pero a partir de este momento de su embarazo comienza a tomar una forma específica. El tubo neural, que posteriormente formará la médula espinal y el cerebro, recorre al embrión de arriba abajo. Un bulto en el centro del embrión se convertirá en el corazón del bebé. En este momento se forma la placenta. Es a través de la placenta y de sus prolongaciones en forma de dedos, llamadas “vellosidades coriónicas”, que el embrión recibe nutrientes de la madre.





Aunque todavía no sienta náuseas, es aconsejable que evite el consumo de ciertos alimentos mientras esté embarazada. Las enfermedades contraídas a través de alimentos, como la listeriosis y la toxoplasmosis, pueden causar defectos de nacimiento y hasta un aborto espontáneo. A continuación presentamos una lista de los alimentos que deberá evitar:

* Quesos blandos, como el feta, el de cabra, el brie, el camembert y el roquefort
* Leche y jugos que no estén pasteurizados
* Carnes crudas o poco cocidas, incluyendo los perros calientes y fiambres
* Huevos crudos o comidas con huevos crudos, incluidos la mousse y el tiramisú
* Mariscos crudos
* Paté

La toxoplasmosis también puede contraerse a través de la arena higiénica de los gatos. Por lo tanto, haga que otra persona se encargue de hacer la limpieza de la arena higiénica durante su embarazo.


El desarrollo de su bebé

En la sexta semana, el cerebro y el sistema nervioso de su bebé se están desarrollando rápidamente. Durante esta semana, comienzan a desarrollarse a ambos lados de la cabeza las vesículas ópticas, que luego formarán los ojos, como también los conductos que constituirán el oído interno.

El corazón de su bebé comenzará a latir durante esta semana y es posible que pueda detectarse con una ecografía. También comenzarán a formarse los aparatos respiratorio y digestivo. También durante esta semana aparecen pequeñas protuberancias que crecerán hasta formar los brazos y las piernas.

Dado que el bebé está acurrucado con las piernas contra su propio torso durante la mayor parte del embarazo, lo que dificulta medirlo de cuerpo entero, el tamaño del bebé se mide desde la coronilla hasta el cóccix en lugar de medirse de pies a cabeza. En esta semana, ¡su bebé sólo mide de 0,08 a 0,2 pulgadas (de 2 a 5 milímetros) desde la coronilla hasta el cóccix!





Las quejas típicas del embarazo comienzan durante esta semana. Es posible que se sienta muy cansada a medida que su cuerpo se adapta a las exigencias del embarazo. El dolor en los pechos, las náuseas y los vómitos no la harán sentirse muy bien. Estos malestares pueden ocurrir a cualquier hora del día o durante todo el día. Las náuseas no serán la única causa de sus corridas al baño; los cambios hormonales y otros factores, como el esfuerzo adicional que deben realizar los riñones para eliminar desechos, la harán orinar con mayor frecuencia.


El desarrollo de su bebé

Su bebé está continuamente adaptándose a la vida dentro del útero. En esta semana se ha formado el cordón umbilical. Este cordón será la conexión del bebé con usted a lo largo de todo el embarazo, proporcionando oxígeno y nutrientes, además de permitir la eliminación de desechos. Por otra parte, el tracto digestivo y los pulmones del bebé continúan desarrollándose.

¿Está esperando impaciente el día del nacimiento de su bebé para poder conocer su rostro? Todavía falta mucho tiempo para que esto ocurra, pero mientras tanto, el rostro de su bebé va tomando forma. La boca, las fosas nasales, las orejas y los ojos son algunos de los rasgos faciales que se vuelven más definidos en esta semana.

¿Está soñando con un hijo con el que pueda jugar a la pelota? El brazo, que comenzó su formación la semana pasada, ya tiene en el extremo una mano que se asemeja a un pequeño remo.





El embarazo produce muchos cambios en el cuello del útero. En esta semana se forma un tapón mucoso en la abertura del conducto cervical, que lo cierra para proteger al útero. (Despedirá este tapón cuando el cuello del útero se dilate como preparación para el parto).


El desarrollo de su bebé

Maravillarse de los pequeños dedos de las manos y de los pies de su bebé es una de las alegrías de los primeros días de vida. Estos dedos comienzan a formarse esta semana y los brazos hasta pueden flexionarse en los codos y las muñecas. Los ojos comienzan a ser más evidentes, ya que ahora tienen pigmento (color) en la retina (parte posterior del ojo).

Además, los intestinos son ahora más largos y, como no tienen mucho lugar en el abdomen del bebé, sobresalen por el cordón umbilical hasta la semana 12.

Las protuberancias que crecerán hasta formar los genitales del bebé aparecen en este momento, aunque no están tan desarrolladas como para determinar si es un niño o una niña.





Los síntomas del embarazo, como la ausencia del período menstrual, la presencia de náuseas, el cansancio extremo o el aumento del tamaño de la cintura como resultado de la expansión del útero le hacen pensar en la posibilidad de estar embarazada. Una vez que su embarazo se confirme con una prueba que puede realizar en su casa, o mediante un análisis de sangre u orina en el consultorio médico, debe concertar su primera consulta prenatal con su médico. Es posible que su embarazo sea controlado por varios profesionales de la salud, como un obstetra, una enfermera, una partera o su médico clínico. Si su embarazo es considerado de alto riesgo (por ejemplo, si ha sufrido varios abortos espontáneos, es mayor de 35 años o tiene antecedentes de embarazos con complicaciones), es posible que su médico quiera verla cuanto antes y con más frecuencia durante el transcurso del embarazo.

Es de suma importancia recibir un buen cuidado prenatal para asegurar la buena salud y el nacimiento sin complicaciones de su bebé. Por lo tanto, su prioridad debe ser concertar las consultas prenatales.


El desarrollo de su bebé

En esta semana, la protuberancia al final de la médula espinal del bebé ha reducido su tamaño y ya casi ha desaparecido. Por el contrario, la cabeza del bebé, que se encuentra casi pegada al pecho, ha estado creciendo y es bastante grande en comparación con el resto del cuerpo. Durante esta semana, su bebé mide unas 0,6 a 0,7 pulgadas (16 a 18 milímetros) desde la coronilla hasta el cóccix y pesa alrededor de 0,1 onzas (3 gramos). El extremo de la nariz se ha desarrollado y puede notarse un perfil. La piel suelta que cubre los ojos ha comenzado a formar los párpados que se definirán más en las próximas semanas.

El aparato digestivo continúa desarrollándose. Se está formando el ano y los intestinos aumentan su longitud. Además, esta semana, los órganos reproductivos internos, como los testículos y los ovarios, comienzan su formación.

Es posible que durante esta semana su bebé lleve a cabo sus primeros movimientos a medida que los músculos se desarrollan. Si en esta semana le hicieran una ecografía, estos movimientos podrían ser visibles, pero recién podrá sentirlos dentro de varias semanas.





Como preparación para su consulta prenatal, tómese el tiempo necesario para familiarizarse con la historia clínica de su familia y revisar sus informes médicos. ¿Ha sufrido alguna enfermedad crónica o alergias? ¿Ha tenido alguna operación? ¿Está tomando algún medicamento recetado? ¿Sabe si en su familia existe algún trastorno genético? ¿Su ciclo menstrual ha sido regular? ¿Ha tenido otros embarazos? ¿Fuma o toma alcohol? ¿Cuáles son sus hábitos en cuanto al ejercicio físico? Éstos son los temas de los que querrá hablar su médico con usted. Por lo tanto, tenga esta información cuando vaya a la consulta.


El desarrollo de su bebé

En la semana 10, todos los órganos vitales del bebé se han formado y han comenzado a funcionar juntos.

A medida que ocurren cambios externos, como la separación de los dedos de los pies y de las manos, y la desaparición de la protuberancia de la columna, también ocurren los internos. Se forman las pequeñas protuberancias dentro de la boca que crecerán hasta formar los dientes, y en el caso de que el bebé sea un varón, sus testículos comenzarán a producir la hormona masculina llamada “testosterona”.

Es muy poco probable que las anomalías congénitas se produzcan después de la semana 10. Esta semana también marca el final del período embrionario. En general, el embrión tiene ahora un aspecto humano y la semana siguiente su bebé será oficialmente un feto.





Su primera consulta prenatal, que por lo general ocurre en esta época, es un acontecimiento muy importante. En el consultorio médico, será sometida a una serie de pruebas y controles, incluidos el control de su peso y la presión arterial. También es posible que se le haga un examen abdominal externo, para verificar el tamaño y la posición del bebé, así como un análisis de orina. Durante la primera consulta prenatal, su médico le hará una revisación detallada que incluirá un examen interno y mamario. Su médico también le hará muchas preguntas acerca de su historia clínica y la de su familia para determinar si su bebé corre el riesgo de sufrir enfermedades genéticas. ¿El médico controlará algo más? ¡Los latidos del corazón de su bebé! Mediante el uso de un estetoscopio Doppler, usted podrá escucharlos por primera vez.

Al terminar la primera consulta, el médico seguramente le ordene hacerse un análisis de sangre para saber si usted es inmune a la varicela, el sarampión, las paperas y la rubéola, así como para determinar qué tipo de sangre y factor Rh tiene.


El desarrollo de su bebé

A partir de esta semana, y hasta la semana 20, su bebé crecerá rápidamente, aumentando su tamaño de 2 pulgadas (5 centímetros) a, aproximadamente, 8 pulgadas (20 centímetros) desde la coronilla hasta el cóccix. Para que todo este crecimiento pueda llevarse a cabo, los vasos sanguíneos de la placenta deben aumentan en tamaño y en cantidad para proveer al bebé de más nutrientes.

El desarrollo facial continúa, ya que las orejas se mueven para colocarse en su posición final, a ambos lados de la cabeza. Si ve una imagen de su bebé en este momento, probablemente piense que se trata de un genio: ¡la cabeza del bebé es aproximadamente la mitad de la longitud del cuerpo!
Si bien los órganos reproductores del bebé se están desarrollando rápidamente, los genitales externos de los varones y las mujeres son bastante similares en apariencia hasta el final de la semana 11. La diferencia será muy marcada en la semana 14.





Para alimentar bien a su bebé, usted, por lo general, debe aumentar de peso. En la mayoría de los casos, se recomienda aumentar entre 25 y 35 libras (de 11,33 a 15,87 kilos) durante todo el embarazo. Si usted tenía un exceso de peso o pesaba muy poco antes del embarazo, es posible que su médico tenga otra recomendación en cuanto al aumento de peso.


El desarrollo de su bebé

El cerebro de su bebé continúa desarrollándose y las uñas de los dedos de los pies y de las manos comienzan a formarse. Las cuerdas vocales se forman durante esta semana, que es la última del primer trimestre.

¡Los riñones de su bebé ya están funcionando! Ahora, al tragar líquido amniótico, su bebé es capaz de eliminarlo mediante la orina. Y los intestinos se ubicarán en el abdomen, ya que en este momento tienen suficiente lugar para hacerlo.




¿Alguien le ha dicho que se la ve radiante? No es tan sólo la felicidad que siente de estar embarazada, sino que existen razones fisiológicas por las cuales su piel se ve más suave y radiante durante el embarazo. Usted está radiante gracias a las hormonas del embarazo y al aumento del volumen sanguíneo. El aumento del flujo sanguíneo hace llegar más sangre a los vasos sanguíneos, y las hormonas aumentan la secreción de las glándulas sebáceas, dándole un aspecto fresco y sano a la piel. Sin embargo, a veces, el aumento de la secreción sebácea puede traer aparejados problemas temporales de acné.

El desarrollo de su bebé

Al comenzar el segundo trimestre del embarazo, su placenta está desarrollada y proporciona al bebé oxígeno y nutrientes, además de permitirle la eliminación de desechos. La placenta también produce las hormonas progesterona y estrógeno, que ayudan a llevar adelante el embarazo.

En este momento del embarazo, los párpados del bebé se han fusionado para proteger los ojos a medida que se forman. ¡Una vez que lleve al recién nacido a su casa, va a desear que esos párpados se cierren de vez en cuando para que usted pueda descansar!

En esta semana, su bebé también será capaz de ponerse el dedo pulgar en la boca, aunque los músculos que controlan la succión todavía no están completamente desarrollados.





En su primera consulta prenatal, su médico le recetará vitaminas prenatales. Estas vitaminas, junto con una dieta sana, asegurarán que su bebé tenga todas las vitaminas y minerales necesarios, como ácido fólico, zinc, hierro y calcio, para su crecimiento y desarrollo. Hable con su farmacéutico sobre la mejor manera de tomar las vitaminas: junto con las comidas o con líquidos.


El desarrollo de su bebé

En esta semana, han aparecido algunos vellos delgados en el rostro del bebé. Este vello suave e incoloro se denomina “lanugo” y cubrirá la mayor parte del cuerpo de su bebé hasta que caiga, justo antes del parto.

Los genitales del bebé se han desarrollado completamente, pero es posible que todavía no se puedan detectar en una ecografía. Además, su bebé comienza a producir las hormonas tiroideas, ya que las glándulas tiroideas han madurado. Su bebé pesa alrededor de 1,6 onzas (45 gramos) y mide unas 3,5 pulgadas (9 centímetros) de la coronilla al cóccix.





En ciertas circunstancias (por ejemplo, si es mayor de 35 años) su médico le ofrecerá realizar una amniocentesis. La amniocentesis es una prueba que se realiza, por lo general, entre las semanas 15 y 18 y puede detectar anormalidades del feto, como el síndrome de Down. Durante esta prueba, se introduce una aguja muy fina en el líquido amniótico que rodea al bebé para extraer una muestra que se envía a analizar. Con la amniocentesis se corre un riesgo muy pequeño de inducir un aborto espontáneo. Por lo tanto, hable con su médico acerca de sus preocupaciones, de los riesgos y de las ventajas de la prueba.

El desarrollo de su bebé

Por lo general, los padres se maravillan de la suavidad de la piel del recién nacido. La piel de su bebé, que se ha estado formando continuamente, es tan fina y translúcida que pueden verse los vasos sanguíneos a través de ella. Continúa el crecimiento de vello de las cejas y la cabeza. Las orejas del bebé casi han llegado a su posición final, aunque todavía se encuentran un poco bajas en la cabeza.

Internamente, la estructura ósea del bebé continúa desarrollándose. El desarrollo de los músculos también continúa y es probable que su bebé esté realizando muchos movimientos con la cabeza, la boca, los brazos, las muñecas, las manos, las piernas y los pies.




¿Ya ha asumido que está embarazada? Muchas mujeres dicen que sólo toman conciencia de estar embarazadas cuando su ropa ya no les entra y deben cambiarla por atuendos de maternidad. Para otras, es cuando notan el aumento del volumen de su abdomen. Para muchas mujeres, éste es un momento de alegría y de miedo. Es normal que experimente cambios bruscos de ánimo (tiene que agradecerles a las hormonas por esto). ¿Puede sentir algo más? Puede sentirse atolondrada o despistada. Hasta las mujeres más organizadas han dicho que el embarazo ha afectado su capacidad de organización, volviéndolas más olvidadizas, torpes y menos capaces de concentrarse. Trate de no estresarse y tome con calma estos “lapsos mentales”, ya que son pasajeros.

El desarrollo de su bebé

Su bebé pesa alrededor de 3,9 onzas (110 gramos) y mide unas 4,7 pulgadas (12 centímetros) de la coronilla al cóccix. Su bebé puede sostener erguida la cabeza y el desarrollo de los músculos faciales ya le permite realizar una variedad de expresiones, como fruncir el ceño.





Entre las semanas 16 y 18 del embarazo, es posible que su médico le quiera hacer un análisis de sangre materna, también denominado “prueba triple”, que mide los niveles de alfa-fetoproteína (AFP), una proteína producida por el feto, y las hormonas del embarazo hCG (gonadotropina coriónica) y estriol en la sangre de la madre. Los resultados de la prueba triple le pueden indicar a las madres si el bebé corre el riesgo de tener defectos en el tubo neural (no indica si los tiene o no), como la espina bífida, o anormalidades en los cromosomas, como el síndrome de Down. De cada 1.000 mujeres que se hacen la prueba, sólo 50 obtienen resultados anormales, pero sólo una o dos mujeres tiene bebés con problemas. Hable con su médico sobre los riesgos y las ventajas de esta prueba.

El desarrollo de su bebé

Su bebé todavía es muy pequeño, ya que sólo mide 5,1 pulgadas (13 centímetros) de la coronilla al cóccix y pesa 4,9 onzas (140 gramos).

La placenta, que provee de nutrientes y oxígeno al feto y permite la eliminación de desechos, continúa su crecimiento para alojar al bebé. Ahora contiene miles de vasos sanguíneos que transportan nutrientes y oxígeno desde su cuerpo al cuerpo del bebé en crecimiento.





Seguramente ha notado que sus pechos han cambiado bastante desde que el embarazo comenzó. Las hormonas están preparando los pechos para la producción de leche; la irrigación de sangre hacia las mamas es mayor y las glándulas que producen leche crecen y se preparan para amamantar. Por eso es que el tamaño de sus pechos aumenta (muchas mujeres aumentan uno o dos números el tamaño de las copas del sostén) haciendo que las venas sean visibles. Compre sostenes adecuados de varios tamaños para que se ajusten al crecimiento de sus pechos durante el embarazo.

El desarrollo de su bebé

Las orejas llegan a su posición final y sobresalen de la cabeza. ¡Y comience a practicar las canciones de cuna porque en las próximas semanas su bebé será capaz de escuchar! Los huesos del oído medio y las terminaciones nerviosas del cerebro se están formando para que su bebé pueda escuchar sonidos como los latidos de su corazón o el movimiento de la sangre a través del cordón umbilical. ¡Es posible que el bebé hasta se asuste de los sonidos fuertes! Los ojos del bebé también se están formando. En este momento, miran hacia adelante en vez de hacia los costados y es posible que las retinas puedan detectar los rayos de luz de una linterna si la apunta hacia el abdomen.

Hasta este momento, los huesos del bebé se habían estado formando, pero aún eran blandos. En esta semana, comienzan a endurecerse u osificarse. Algunos de los primeros huesos que se osifican son los que forman las clavículas y las piernas.




Posiblemente usted esté comenzando a prepararse para la vida junto a su bebé. La preparación debe ir más allá de la compra de ropa y la decoración de su habitación. Éste es un buen momento para comenzar la búsqueda de un pediatra u otro profesional de la salud para su niño. Concerte citas con diferentes médicos para discutir temas como disponibilidad de turnos, esquema de inmunización y cuándo llamar en caso de emergencia. También querrá obtener toda la información posible acerca de las costumbres y los procedimientos del consultorio.

Le recomendamos hacer las siguientes preguntas: ¿Cuántos médicos forman parte del grupo? ¿Quién está de guardia durante la noche y los fines de semana? ¿Cuál es la política con respecto a las consultas por teléfono? ¿A qué hospitales están afiliados? ¿Qué seguros de salud aceptan? ¿Con qué especialistas trabajan? ¿Cómo se manejan con las emergencias?

Es importante que usted se sienta cómoda con el médico de su hijo. Por lo tanto, obtenga mucha información y sea cuidadosa al tomar la decisión.


El desarrollo de su bebé

El bebé ahora está cubierto por una sustancia cerosa blanca que recibe el nombre de “vérnix caseosa”. Ésta ayuda a proteger la delicada piel del bebé y evita que se agriete o se paspe. Los bebés prematuros suelen estar cubiertos por esta capa cremosa al nacer.

Su bebé todavía es muy pequeño, pero en esta semana comienza la formación de tejido adiposo que ayudará a mantener la temperatura del bebé después del nacimiento. Durante el último trimestre, su bebé generará más capas de tejido adiposo que lo ayudarán a mantener la temperatura corporal y serán utilizadas como elemento de protección.





Su constante preocupación por la salud de su bebé cesará cuando sienta los primeros movimientos del bebé, que por lo general suceden entre las semanas 18 y 20. Estos primeros movimientos parecerán movimientos en el estómago o intestinos. ¡Más tarde en el embarazo sentirá patadas, puñetazos y posiblemente hipo! Cada bebé posee un patrón de movimiento diferente, pero si usted está preocupada o si la frecuencia o la intensidad de los movimientos han disminuido, hable con su médico.

Muchas mujeres se preguntan durante esta época si tener relaciones sexuales puede interferir en el desarrollo normal del bebé. La respuesta es no. Las relaciones sexuales no ponen en peligro al bebé en ninguna etapa del embarazo, siempre y cuando se trate de un embarazo normal. Pero eso no necesariamente significa que usted lo desee. Muchas embarazadas consideran que su deseo sexual varía según la etapa del embarazo en la cual se encuentren, y que depende del cansancio, del tamaño que hayan alcanzado, del temor al parto y de otros cambios físicos. Mantenga abiertas las vías de comunicación con su pareja cuando trate este tema. Aunque los dos estén preocupados por el bebé, es importante que reserven un tiempo para “estar juntos”.


El desarrollo de su bebé

¡Ya ha pasado la mitad del embarazo! Han pasado 20 semanas desde el inicio de su embarazo y su bebé ha crecido significativamente desde la primera división celular. Ahora pesa unas 11 onzas (312 gramos) y mide unas 6,3 pulgadas (16 centímetros) desde la coronilla hasta el cóccix. El bebé ocupa cada vez más lugar en su útero y este crecimiento continuo hará presión sobre sus pulmones, su estómago, su vejiga y sus riñones.

Debajo de la vérnix caseosa (una capa protectora cerosa) la piel se está haciendo más gruesa y forma capas. También continúa el crecimiento de las uñas y del cabello.





Si todavía no lo ha hecho, el médico le recomendará realizarse una ecografía. Ésta es una prueba que utiliza ondas sonoras para crear una imagen. Una ecografía puede determinar el tamaño y la posición del feto, como también cualquier anormalidad de los huesos y órganos que sean visibles en esta etapa del embarazo. Dependiendo de la posición del feto, es posible determinar el sexo del bebé en este momento. Durante la ecografía también se pueden examinar el cordón umbilical, la placenta y el líquido amniótico. Hable con su médico sobre los riesgos y las ventajas de esta prueba.

El desarrollo de su bebé

El líquido amniótico que ha protegido y sostenido a su bebé en el útero cumple ahora otra función. El grado de desarrollo de los intestinos permite absorber cantidades pequeñas de azúcar del líquido que su bebé traga. Estas pequeñas cantidades de azúcar pasarán al intestino grueso a través del sistema digestivo. Sin embargo, todos los nutrientes del bebé siguen proviniendo de usted a través de la placenta.

Hasta ahora, el hígado y el bazo del bebé han sido los responsables de la producción de glóbulos rojos. (El hígado del feto deja de producir glóbulos rojos unas semanas antes del parto y el bazo lo hace en la semana 30). Pero ahora los espacios de la médula ósea se han desarrollado lo suficiente para también contribuir en la formación de glóbulos rojos y la médula ósea se convertirá en el centro más importante de producción de glóbulos rojos en el tercer trimestre.




¿Es bueno hacer ejercicio durante el embarazo? El ejercicio es una manera excelente de mantenerse en forma durante el embarazo y hasta puede reducir a un mínimo ciertos síntomas, como las várices, el aumento de peso excesivo y el dolor de espalda. Pero éste no es un buen momento para comenzar a entrenarse para un triatlón. Es importante comenzar poco a poco. Dado que durante el embarazo los ligamentos son más laxos, usted corre un riesgo mayor de lesionarse. Por lo tanto, realice ejercicios de poco impacto, como el yoga, la natación o caminar. Hable con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios mientras está embarazada.

El desarrollo de su bebé

Los sentidos que su bebé usará para aprender sobre el mundo que lo rodea se están formando día a día. Las papilas gustativas ya han comenzado a formarse en la lengua y las terminaciones nerviosas y el cerebro se han desarrollado lo suficiente para que el feto pueda sentir el tacto. Es posible que su bebé comience a experimentar con su nuevo sentido del tacto acariciando su propio rostro, chupándose el dedo, o tocando otras partes del cuerpo y mirando cómo se mueven.

El sistema reproductivo del bebé continúa desarrollándose también. En los varones, los testículos han comenzado a descender del abdomen; en las mujeres, el útero y los ovarios ya están en el lugar adecuado y la vagina se ha formado totalmente.





Si todavía no las ha sentido, ya notará que su útero está practicando para el parto mediante contracciones irregulares e indoloras denominadas “contracciones de Braxton-Hicks”. Es posible que tenga una sensación de compresión en el abdomen. No se preocupe: su bebé podrá sentir la contracción que comprime al útero, pero las contracciones de Braxton-Hicks no son peligrosas o dañinas. Sin embargo, si las contracciones se vuelven más intensas, dolorosas o frecuentes, póngase en contacto con su médico inmediatamente, ya que las contracciones dolorosas y regulares pueden ser una señal de trabajo de parto prematuro.


El desarrollo de su bebé

Si bien ya comienza a acumularse grasa en el cuerpo del bebé, la piel todavía está floja, lo que le da al bebé un aspecto arrugado. La rutina de ejercicios diarios del bebé incluye mover los músculos de los dedos de las manos y los pies, de los brazos y las piernas regularmente. Como consecuencia de esto, es posible que usted sienta movimientos más bruscos.

Ahora su bebé pesa un poco más de 1 libra (454 gramos). Si en esta semana se iniciara el trabajo de parto prematuro y naciera el bebé, éste podría sobrevivir con la ayuda de asistencia médica experta, pero el niño podría quedar con problemas de salud permanentes desde leves hasta graves. Con el avance de la investigación y el conocimiento en este campo de la medicina fetal, el pronóstico a largo plazo de los bebés prematuros mejora año tras año.





Cuanto más se acerque a la fecha establecida de parto, más difícil le será dormir. La ansiedad, la necesidad frecuente de orinar, la acidez, los calambres en las piernas y el malestar general se pueden traducir en poco descanso durante las noches para la mujer embarazada. Pero la salud de su bebé y la suya dependen de que usted descanse lo necesario. Pruebe darse un baño de agua tibia, escuchar una música o leer un libro que la relaje, o beber una infusión que la ayude a prepararse para dormir.

Muchos médicos recomiendan a las mujeres embarazadas dormir de costado, en vez de espalda o boca abajo, para no interrumpir el flujo sanguíneo hacia la placenta. Si estas posiciones le resultan incómodas, pruebe colocar una almohada entre las rodillas para aliviar la presión de su peso al dormir de costado.


El desarrollo de su bebé

Su bebé todavía recibe oxígeno a través de la placenta. Pero una vez que se produzca el nacimiento, los pulmones del bebé comienzan a obtener el oxígeno por sí mismos. Para prepararse, los pulmones del bebé están desarrollando la habilidad de producir surfactante. El surfactante es una sustancia que hace que los alvéolos pulmonares se mantengan armados y no se peguen cuando exhalamos, permitiéndonos respirar correctamente.

Dado que el desarrollo del oído interno –que controla el equilibrio del cuerpo– ha finalizado, el bebé puede diferenciar cuando está boca abajo y cuando no mientras flota y realiza movimientos en el líquido amniótico.





Durante las semanas 24 al 28 se realiza una importante prueba prenatal, el control de glucosa. Mediante este control, se busca detectar la diabetes gestacional, un tipo temporal de diabetes que ocurre durante el embarazo y que suele causar problemas en el recién nacido, como un bajo nivel de glucemia. La diabetes gestacional también puede aumentar las chances de que a la mujer se le practique una cesárea, ya que suele conducir al aumento excesivo de peso del bebé.

Durante la prueba de la glucosa, usted tendrá que tomar una sustancia muy azucarada y le tendrán que sacar sangre. Si su nivel de azúcar en sangre es muy elevado, el médico le hablará de la necesidad de realizar más pruebas. La diabetes gestacional suele controlarse siguiendo una dieta alimenticia bien planeada y realizando ejercicio regularmente. Pero en ciertos casos será necesario tomar medicamentos, como insulina, durante el embarazo.


El desarrollo de su bebé

Posiblemente se haya dado cuenta de que su bebé tiene períodos de descanso y de actividad. Notará que hay más actividad fetal cuando usted está quieta. La audición del bebé también ha continuado su desarrollo y tal vez el niño sea capaz de escuchar su voz.





El embarazo puede originar efectos no muy gratos en el aparato digestivo. La hormona progesterona no sólo vuelve más lenta la digestión, sino que afloja la válvula de entrada al estómago y no puede cerrarse bien. Esto hace que los ácidos del estómago asciendan hasta el esófago. El resultado: reflujo (también llamado “acidez”) que puede hacer que comer su plato favorito se convierta en una pesadilla. El aumento del tamaño del útero presiona aún más el estómago en los últimos meses del embarazo. Pruebe comer porciones pequeñas con frecuencia y evite las comidas picantes o grasosas.


El desarrollo de su bebé

Si bien los ojos de su bebé han permanecido cerrados por los últimos meses, pronto se abrirán y comenzarán a pestañar. Dependiendo de la raza, algunos bebés nacerán con ojos azules o grises azulados (que pueden cambiar de color en el primer año de vida) y otros nacerán con ojos marrones u oscuros. Las pestañas comienzan a crecer y se genera más cabello en la cabeza.

Su bebé, que pesa un poco más de 2 libras (907 gramos), todavía se ve arrugado pero continuará aumentando de peso a ritmo constante durante las próximas 14 semanas hasta el nacimiento.





Su útero le proporciona al bebé un lugar seguro hasta el día del nacimiento. ¿Pero qué ocurre después del nacimiento? Cuando se quiera dar cuenta, su bebé estará desplazándose de un lugar a otro en su casa. Aproveche el tiempo ahora mismo para crear un ambiente seguro para el bebé. Tape los tomacorrientes, elimine los objetos con los que el bebé podría ahogarse, instale detectores de humo y bloquee escaleras. Éstas son algunas de las medidas que debe tomar para la seguridad de su bebé. Tome todas las precauciones que considere necesarias, pero recuerde que la mejor manera de cuidad el bienestar de su bebé es mediante su supervisión.

El desarrollo de su bebé

En esta primera semana del tercer trimestre, el bebé ya tiene un aspecto similar al que tendrá al nacer, salvo porque es más delgado y más pequeño. Los pulmones, el hígado y el sistema inmunológico todavía tienen que madurar, pero si el niño naciera ahora, seguramente tendría posibilidades de sobrevivir.

A medida que la audición continúa desarrollándose, su bebé comenzará a reconocer su voz y la de su pareja. Los sonidos se escucharán amortiguados, ya que los oídos todavía están cubiertos por una sustancia cerosa (vérnix) que protege la piel y evita que se agriete con el líquido amniótico.





Instintivamente su cuerpo nutre y protege al bebé durante el embarazo, pero el cuidado de un recién nacido es algo que se debe aprender. Considere anotarse en una clase de maternidad a través de un centro comunitario o un hospital para aprender sobre temas relacionados con el parto, opciones para el control del dolor, qué esperar después del parto, problemas comunes del recién nacido, creación de un ambiente seguro para el bebé, amamantamiento y alimentación con fórmula, y reanimación cardiopulmonar del bebé. Aprender lo más posible sobre el parto y los bebés la ayudará a sentirse segura, especialmente si es madre primeriza.

El desarrollo de su bebé

Su bebé pesa alrededor de 2 libras y 2 onzas (1.000 gramos) y mide unas 10 pulgadas (25 centímetros) de la coronilla al cóccix. En la próxima consulta prenatal, es posible que su médico le indique si el bebé está ubicado de cabeza o de nalgas en su vientre. Los bebés que estén colocados de nalgas tendrán que nacer mediante una cesárea. Sin embargo, su bebé todavía dispone de dos meses más para cambiar la posición; no se preocupe si ahora se encuentra de nalgas. La mayoría de los bebés cambian de posición solos.

Los pliegues y surcos del cerebro del bebé continúan su crecimiento y expansión. Además, el bebé sigue formando más capas de grasa y continúa el crecimiento del cabello.





Su médico posiblemente le haya hecho unos análisis de sangre al comienzo del embarazo. Algo que se mide en estos análisis de sangre es el factor Rh, una sustancia que se encuentra en los glóbulos rojos en la mayoría de la gente. Si no la posee (si usted es Rh negativo) pero su bebé sí (es Rh positivo), su bebé corre el riesgo de sufrir problemas de salud, como la ictericia y la anemia. Su médico puede prevenir estos problemas dándole una vacuna denominada “inmunoglobulina Rh” en la semana 28 y nuevamente después del parto.

El desarrollo de su bebé

El bebé continúa estando activo y esos primeros movimientos suaves se han transformado en patadas y sacudones que pueden llegar a dejarla sin aire. Si nota una disminución en el movimiento del feto, cuente las patadas. Su bebé debe moverse, por lo menos, unas 10 veces por hora. Si su bebé hace menos de 10 movimientos, hable con su médico.





Durante el embarazo, es importante tomar hierro para reponer la provisión de glóbulos rojos. Debe comer, por lo menos, 30 miligramos de hierro por día. Dado que la deficiencia de hierro es algo común durante el embarazo, es posible que su médico le recomiende hacerse un análisis de sangre para controlar su nivel de hierro. Si es bajo, tendrá que tomar un suplemento de hierro.

El desarrollo de su bebé

En este momento, su bebé pesa unas 3 libras (1.400 gramos), mide unas 10,8 pulgadas (27 centímetros) de la coronilla al cóccix y continúa aumentando de peso y generando más capas de grasa. Esta grasa hace que el bebé tenga un aspecto menos arrugado y le ayude a mantener su temperatura corporal después del parto.

Como preparación para poder respirar por sí mismo después del parto, su bebé imitará los movimientos respiratorios moviendo reiteradamente el diafragma. Su bebé hasta tendrá hipo, que usted podrá sentir como temblores rítmicos en su útero.





La constipación es un problema típico durante el embarazo. Las hormonas que le permiten llevar adelante su embarazo, también vuelven más lenta la digestión. Hacer ejercicio con regularidad y comer alimentos con un alto contenido de fibra, como verduras y cereales de grano entero es la mejor manera de mantenerse regular.

El desarrollo de su bebé

En este momento, su bebé está orinando varias tazas de orina por día en el líquido amniótico. También está tragando líquido amniótico, que se regenera completamente varias veces por día. El exceso de líquido en el saco amniótico (conocido como “polihidramnios”) suele indicar que el bebé no está tragando normalmente o que existe una obstrucción gastrointestinal. Cuando hay menos líquido amniótico de lo normal en el saco (oligohidramnios) suele indicar que el bebé no está orinando con normalidad, posiblemente a causa de un problema en los riñones o las vías urinarias. Su médico medirá el nivel de líquido amniótico como parte de una ecografía de rutina.




¿Ya ha decidido si va a amamantar o a alimentar con fórmula a su bebé? Si bien la Academia Norteamericana de Pediatría (AAP por su sigla en inglés) recomienda que el amamantamiento es la manera ideal de alimentar al bebé, la decisión final depende de usted. Si necesita más información para tomar la decisión, hable con su médico o con un especialista en lactancia.

Es posible que las glándulas mamarias de sus pechos ya hayan comenzado a producir calostro. El calostro es la leche espesa y amarillenta que brinda calorías y nutrientes a su bebé durante los primeros días de vida, antes de que baje su leche, en el caso que vaya a amamantar a su bebé. Si nota que de sus pechos sale calostro, compre almohadillas descartables o lavables para proteger sus prendas de vestir.


El desarrollo de su bebé

Se están llevando a cabo los últimos toques en el bebé para crear una obra maestra. Las pestañas, las cejas y el cabello en la cabeza del bebé son evidentes. El vello, denominado "lanugo”, que ha cubierto a su bebé desde el comienzo del segundo trimestre comienza a caer aunque parte se mantiene en los hombros y la espalda hasta el nacimiento.

El bebé ya mide aproximadamente 11,4 pulgadas (29 cm) y pesa alrededor de 4 libras (1.800 gramos). Si diera a luz ahora, el bebé tendría excelentes probabilidades de supervivencia fuera de su vientre.




Durante las consultas prenatales, su médico controlará su presión arterial, su orina y cualquier signo de hinchazón. Síntomas como el aumento repentino de peso, la hinchazón de las manos o de la cara, los dolores de cabeza o los cambios en la vista pueden ser un indicio de preeclampsia. Esta afección produce presión alta y concentración de proteínas en la orina. Recuerde comentarle al médico si tiene alguno de estos síntomas, ya que esta dolencia puede afectar tanto a la madre como al feto durante la segunda mitad del embarazo.

El desarrollo de su bebé

Durante estas últimas semanas antes del parto, los miles de millones de neuronas del cerebro del bebé lo están ayudando a aprender sobre el ambiente dentro del útero. Su bebé puede oír, sentir y hasta ver algo. Los ojos del bebé pueden detectar la luz y las pupilas se pueden contraer o dilatar como respuesta a la luz. Al igual que un recién nacido, su bebé duerme la mayor parte del tiempo e incluso experimenta la etapa de movimiento rápido de los ojos (REM por su sigla en inglés). Ésta es la etapa del sueño durante la cual tenemos los sueños más vívidos.

Los pulmones del bebé ya casi están completamente formados. La grasa continuará depositándose en el cuerpo del bebé para protegerlo y abrigarlo. Los bebés aumentan considerablemente de peso en las últimas semanas antes del nacimiento.





Puesto que faltan tan sólo 2 meses para el parto, es posible que ya esté pensando cómo soportar el dolor durante el nacimiento del bebé. Entre las muchas cosas que debe aprender, interiorícese de las técnicas más comunes de control del dolor. Éstas incluyen técnicas de respiración, como las que se enseñan en los cursos de Lamaze; medicamentos para aliviar el dolor, que se dan a través de inyecciones, y la anestesia peridural, que consiste en que los médicos colocan un catéter muy delgado y blando en la parte lumbar de su columna. Elija lo que elija, cuanto más sepa sobre el tema, más informada será su decisión. Si bien todavía no tiene que tomar ninguna decisión, hable con su médico ahora para saber cuáles son sus opciones.


El desarrollo de su bebé

La ingesta de calcio es de suma importancia durante el embarazo, ya que el bebé extraerá calcio de la madre para formar y endurecer sus huesos. Si una mujer embarazada no toma suficiente calcio durante el embarazo, sus huesos pueden verse afectados ya que el feto, al crecer, extraerá minerales de la estructura ósea de la madre a medida que los necesita.

La sustancia cerosa (vérnix) que recubre la piel del bebé se hace más gruesa, mientras que el lanugo desaparece completamente.

En este momento, la mayoría de los bebés ya se encuentran en posición para el parto. Su médico le puede decir si el bebé está de cabeza o de nalgas. Los bebés que nacen en la semana 34, tienen, por lo general, los pulmones bien desarrollados, un peso promedio de 5 libras (2.250 gramos) y un largo de 12,6 pulgadas (32 centímetros) de la coronilla al cóccix, que le permiten sobrevivir fuera del vientre materno sin una intervención médica especial.





El cansancio es un problema típico durante el final del embarazo. Las dificultades para dormir, los dolores y molestias, el aumento de peso y la ansiedad acerca del parto y el cuidado del bebé recién nacido pueden contribuir a que se sienta extenuada. Descanse lo más que pueda y, en la medida de lo posible, duerma siestas.


El desarrollo de su bebé

Su bebé ya pesa unas 5 libras y 5 onzas (2.400 gramos), pero durante esta semana comienza un período de rápido aumento de peso: ¡aproximadamente de 8 a 12 onzas (226 a 340 gramos) por semana! La grasa se comienza a depositar en todo el cuerpo del bebé, especialmente alrededor de los hombros.

A causa de su creciente tamaño, su bebé está algo apretado dentro del útero. Por lo tanto, los movimientos fetales disminuyen, pero pueden ser más fuertes y bruscos. Si su bebé está colocado de cabeza, ésta se apoyará en su hueso pubiano como preparación para el parto.





El lazo afectivo que seguramente ya siente con el bebé que crece dentro de usted será aun más fuerte una vez que haya nacido. Lazo afectivo: un vínculo afectivo intenso que se genera entre usted y su bebé. No es algo que sólo ocurre en los primeros minutos o días después del parto. Puede ocurrir después o se puede crear con el correr del tiempo. Este lazo afectivo no sólo hace que usted quiera proteger y amar al bebé, sino que también le da al bebé un sentido de seguridad fuera del vientre materno.


El desarrollo de su bebé

El pequeño y arrugado feto que ha visto en ecografías anteriores se ha convertido en un bebé casi regordete. Hay grasa acumulada en las mejillas de su bebé y los poderosos músculos para succionar ayudan a que la cara de su bebé se vea rellena. Su bebé pesa ahora un poco menos de 6 libras (2.721 gramos).

Los huesos que forman el cráneo del bebé pueden moverse uno con relación al otro y superponerse mientras la cabeza del bebé esté dentro de su pelvis. Este fenómeno permite que la cabeza se abra paso a través del canal de parto. No se sorprenda si su bebé nace con una cabeza puntiaguda o deforme. Después de unas horas o días, su bebé recuperará la forma redondeada.




A partir de esta semana, es posible que comience a ver a su médico cada semana. Su médico o partera pueden realizarle un examen interno para determinar si el desgaste cervical (reducción del grosor del cuello del útero) o la dilatación (abertura del cuello del útero) ha comenzado. También puede sentir que el bebé se ha encajado en la pelvis preparándose para el parto. Es posible que vuelva a tener apetito, ya que el bebé no está presionando tanto su estómago y sus intestinos, y si ha tenido acidez, se sentirá más aliviada gracias al descenso del bebé.

El desarrollo de su bebé

¡Esta semana a su bebé se lo considera a término! Pero su bebé todavía no ha dejado de crecer. Continúa desarrollando grasa a una velocidad de 12 gramos (media onza) por día. En general, los varones pesan más que las niñas al nacer.

Su bebé ha desarrollado suficiente coordinación como para poder asir algo con los dedos. Si se le muestra una luz brillante, su bebé puede girar hacia ella en su útero.




Después de esta semana, puede perder el tapón mucoso que selló su útero resguardándolo contra infecciones y bacterias. El tapón mucoso puede perderse unas semanas, días u horas antes del parto y es grueso y amarillento, y podría estar mezclado con sangre (al tapón mucoso también se le llama manchado de sangre). A medida que el cuello uterino se dilata en preparación para el parto, el cuerpo elimina el tapón. Asegúrese de hablar con su proveedor de atención médica sobre cualquier secreción que pueda estar teniendo.

El desarrollo de su bebé

Su bebé pesa alrededor de 6 libras y 6 onzas (2.900 gramos) y mide unas 13,4 pulgadas (34 centímetros) de la coronilla al cóccix. Aunque todavía se sigue acumulando grasa, la producción es menor. Notará que el aumento de peso ha diminuido o cesado.

Dado que el bebé ha contado con los músculos para succionar y tragar líquido amniótico, se han estado acumulando desechos en sus intestinos. Las células que han despedido los intestinos, las células epidérmicas muertas y el lanugo son algunos de los materiales de desecho que forman el meconio, las primeras deposiciones negras verdosas y espesas del bebé.

Si el bebé es un varón, los testículos han descendido al escroto, a menos que haya un problema denominado testículo no descendido. Si el bebé es una mujer, los labios vaginales ya están completamente formados




Puesto que el bebé está encajado en la pelvis, usted tendrá la vejiga comprimida y sentirá deseos de orinar con más frecuencia.

¿Usted y su pareja han decidido qué hacer con respecto a la circuncisión? La circuncisión es un procedimiento quirúrgico para quitar el prepucio del pene en los bebés varones. Para algunos padres, la circuncisión es una decisión estrictamente religiosa. Para otros, no es una decisión que se puede tomar fácilmente. Hable con su médico acerca de las ventajas y desventajas de la circuncisión, incluyendo las opciones sobre control del dolor para el bebé.


El desarrollo de su bebé

Los cordones umbilicales, que transportan nutrientes de la placenta al bebé, varían de tamaño pero, por lo general, tienen unas 22 pulgadas (55 centímetros) de longitud y media pulgada de (1-2 centímetros) de grosor. A veces, el cordón umbilical puede enrollarse alrededor del cuello del bebé. Generalmente, esto no causa problemas aunque puede ser necesario realizar una cesárea si genera presión en el cordón umbilical durante el parto. Mucho menos común es la existencia de un verdadero nudo. Esto sólo ocurre en el 1% de los embarazos.

La mayor parte de la vérnix que cubría la piel del bebé y el lanugo han desaparecido. Su cuerpo ha estado suministrando anticuerpos al bebé a través de la placenta, que ayudarán al sistema inmunológico del bebé a luchar contra infecciones en los primeros 6-12 meses de vida.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top