Todo lo que hay que saber sobre sus componentes y los efectos que causan en el organismo.
has bebidas energizantes o estimulantes fueron lanzadas en la década del 80 en Europa, popularizándose en estos últimas tres décadas. De hecho, hoy en día existen en el mercado mundial cientos de marcas distintas, siendo las más conocidas la Red Bull, Power Horse y Red Devil, entre otras. La característica más sobresaliente de éstas es el agregado de ingredientes estimulantes como cafeína, extractos de plantas, alcaloides y otras sustancias. Estas bebidas han ganado sus seguidores por diferentes motivos, ya sea para mantenerse despiertos, para concentrarse mejor en el caso de los estudiantes o para tener un mayor rendimiento en el caso de los deportistas. Razones habrá en relación a la cantidad de consumidores que hayan, sin embargo, los expertos en salud han puesto su vista en estas bebidas que no serían tan inofensivas como parecen.

Según el Codex de Nutrición y Alimentos para Usos Dietarios Especiales, se define una bebida energizante como “una bebida utilizada para proveer alto nivel de energía proveniente de los carbohidratos (también grasas y proteínas) al cuerpo. Esta bebida no intenta compensar la pérdida de agua y minerales debido a la actividad física”. Sin embargo, las bebidas que se encuentran en el mercado actualmente generan confusión en los consumidores ya que el término de energía utilizado en el nombre y descripción de algunos productos se refiere a cierto efecto farmacológico de algunas sustancias activas y no a la provisión de calorías de los nutrientes. Al no haber investigaciones a largo plazo, se aconseja moderar el consumo de las mismas, y totalmente contraindicar su mezcla con el alcohol, en especial para evitar la deshidratación, causando descompensaciones en el organismo.

Los componentes

La cafeína, uno de los componentes principales de estas bebidas, causa efectos agradables en el organismo cuando se consume en dosis moderadas. Esta sustancia es un tónico cardiovascular, aumentando el pulso y la presión arterial temporalmente; asimismo es estimulante del sistema nervioso, facilitando el trabajo intelectual al igual que el muscular. Si bien estos efectos parecen inocuos pueden provocar en efectos poco agradables como ansiedad, excitación, insomnio, delirio, alucinaciones y temblores cuando su consumo es exageradamente elevado.

Otras sustancias también empleadas en las bebidas como la efedrina, la guaraná, el ginseng y la taurina, son motivo de preocupación de los investigadores ya que su mezcla con la cafeína puede provocar problemas cardiovasculares. Además el consumo de los mismos a largo plazo aun no ha sido estudiado.

Beber estos energizantes junto con alcohol puede resultar en un coctel explosivo en el organismo, debido a que se mezclan estimulantes con depresores del sistema nervioso. Esto puede tener efectos dañinos en la salud física y mental, pudiendo dañar el sistema nervioso central, afectar las funciones cardíacas e incluso provocar la muerte. Debido a que aun no se han realizado investigaciones de mayor precisión se aconsejo moderar su consumo, no mezclarlas con alcohol y beber suficiente cantidad de agua para evitar la deshidratación.

Existen países que están trabajando en proyectos de ley para regular el consumo de estas bebidas y en campañas de concientización entre adolescentes y jóvenes. El problema radica en su consumo excesivo y en combinación con alcohol o drogas y no en su consumo eventual.
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top