El acné es una de las enfermedades más frecuentes, en este post solo quiero informarles un poco de q se trata y algunos métodos para solucionarlo


El acné juvenil es una afección muy frecuente que aparece en la pubertad. Se trata de una lesión cutánea caracterizada por la aparición de numerosos forúnculos con pus, que se abren y luego se secan formando una costra aunque a veces dejan una pequeña cicatriz.



Por lo general, el acné afecta la cara, el cuello la parte superior del tórax, la espalda, los hombros e, incluso algunas veces, las nalgas.




El acné esta relacionado con

1. Las hormonas sexuales masculinas, o andrógenos, que activan las glándulas sebáceas de la piel, que secretan una sustancia grasa para su protección, y que cuando se sobre estimulan provocan la seborrea o aumento patológico de la secreción sebácea, hecho que facilita la aparición del acné. En cambio, las hormonas sexuales femeninas, los estrógenos, aparentemente tienen un efecto contrario y mantienen las piel más seca.





2. Una infección por parte de la bacteria Propionibacterium acnes que provoca la inflamación

3. Producción aumentada de células epiteliales y su acumulación en el orificio pilosebaceo lo que lleva a la acumulación de sebo y a la generación de un medio adecuado para la proliferación bacteriana





ATENCIÓN!!!!

Debe evitarse la manipulación de los abscesos, pues con ello se agrava la afección y pueden producirse infecciones añadidas, que retrasarán el proceso de curación.




Las lesiones características del acné son dos: el comedón o espinilla, que aparece con más frecuencia, y la pústula o forúnculo, que se presenta, por lo general, como complicaciones de las espinillas.




Las lesiones aisladas que con frecuencia aparecen durante la pubertad no siempre son debidas al acné, puesto que pueden ser provocadas por un desequilibrio hormonal, una dieta inadecuada, una falta de higiene o algún tipo de alergia, entre otras causas.

PREVENCION

- Mantener siempre limpias las áreas afectadas mediante el frecuente lavado con agua caliente y jabón.

- Utilizar lociones astringentes y pomadas adecuadas.

- Seguir una dieta equilibrada rica en vegetales y frutas.

- Exponer la piel a los rayos ultravioletas del sol o de lámparas de sol artificial.

- No manipular las espinillas

- Mantener el cabello limpio sin utilizar aceites.

- Evitar el maquillaje y el uso de cosméticos grasosos

- Consultar al médico en los casos graves.



MANIFESTACIONES

Ante la presencia de las bacterias que se multiplican en el comedón, los vasos sanguíneos se dilatan para facilitar el acceso de las sustancias y células que combatirán la infección, con lo que se produce la inflamación.

Si se lesiona el tejido subcutáneo manipulando las lesiones e intentando vaciarlas, aumenta el peligro de infección, de producción de pústulas y de cicatrices posteriores. Por el contrario, si se deja evolucionar libremente, el absceso se cura en el término de una semana.

TRATAMIENTO EN CASA

La principal medida que debe tomarse ante la presencia de acné es el lavado frecuente, con agua caliente y jabón, con preferencia usando esponjas especiales. De ese modo, se elimina la capa de grasa y casi todos los tapones de sebo que se haya ido formando.

Para el secado se empleará una toalla seca y limpia con la que se debe frotar vigorosamente. Es recomendable completar este proceso aplicando una loción astringente después del secado. En ningún caso hay que aplicar cremas sobre la piel sucia, ni mucho menos dormir con el rostro maquillado.

Este proceso de hiperactividad de las glándulas sebáceas también puede afectar al cuero cabelludo, en cuyo caso se manifiesta por un cabello excesivamente graso, y en algunos casos con caspa. En estos casos algunos champúes anticaspa o especiales para cabellos grasos pueden resultar eficaces.

Posiblemente el tratamiento más eficaz consiste en la exposición a los rayos ultravioletas, que secan la piel y favorecen su desprendimiento. Por este motivo, se recomienda frecuentes exposiciones al sol o ante una lámpara de rayos ultravioletas, aunque con las debidas precauciones.

Existen numerosas lociones y pomadas que pueden ser utilizadas para tratar el acné. Las mejores fórmulas suelen ser las que contienen calamina, sulfato de cinc, resorcinol o peróxido de benzoílo, sustancias que ayudan a secar la piel y a desprender su capa externa, de todas formas, antes de elegir el tratamiento, siempre se debe consultar al médico, que puede prescribir las fórmulas más adecuadas a cada caso, puesto que un tratamiento que ha resultado efectivo en una persona puede resultar ineficaz o incluso perjudicial en otra.

Una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras frescas, siempre resulta indicadas para el mantenimiento de una piel sana, y en especial para las personas que padecen acné. Sin embargo, no se ha demostrado aún que haya algún tipo de dieta que modifique la evolución de esta enfermedad.

El acne suele desaparecer de forma espontánea entre los veinte y los treinta años.


TRATAMIENTO MÉDICO (consultar a un dermatólogo)

El tratamiento médico se basa en atacar las 3 causas del acné

1. Función desescamante: Con algún medicamento queratolítico se trata de destruir el tapón de queratina formado por las células epiteliales.
• azufre y/o ácido salicílico
• ácido azelaico, a concentraciones moderadas
• peróxido de benzoil, a concentraciones moderadas
• ácido glicólico, a concentraciones moderadas
• microgránulos exfoliantes que forman parte de líquidos limpiadores
2. Función antiseborreica: Con este medicamento disminuye la producción de sebo provocado por el aumento de los andrógenos.
• azufre (actualmente menos utilizado que antes)
• ácido azelaico
• sulfato o acetato de zinc
• extracto de Arctium majus o de Nasturtium officinalis
• peróxido de benzoil a dosis moderadas
• micropartículas porosas capaces de absorber la grasa más fluida, con lo que se reduce el brillo de la piel
3.Función antimicrobiana: con lo que destruimos Propionibacterium acnes
• peróxido de benzoil a dosis moderadas
• triclosan
• ácido azelaico, a concentración moderada
• lactato de etilo
• exposición moderada, y sólo ocasional, al sol, porque las radiaciones son antimicrobianas y ademas queratolíticas (inhibiendo la división celular de las células epiteliales)
Comparte este artículo con tus amigos
 
Top